Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Probabilidades de que toque la lotería

Cada español se gasta de media al año en juegos de azar unos 208 euros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)

¿Qué juego ofrece más oportunidades de obtener premio, la lotería o las quinielas? ¿Hay algún método para ganar en los casinos? ¿Por qué es más fácil de lo que parece que coincidan dos personas con el mismo cumpleaños? A todas estas preguntas responden las leyes de la probabilidad y la estadística.

¿Cómo puedo ganar?

Si se sigue con ganas de tentar a la suerte, ¿cómo hay que jugar para ganar? Según Germán Fernández, doctor en Física de Partículas, la clave reside en jugar regularmente: “Partiendo de que en todos los juegos de azar el dinero que se reparte en premios es menor que el que se recauda, una persona que apueste regularmente en un juego demasiado sencillo ganará muchas veces, pero terminará perdiendo dinero a largo plazo; por otro lado, una persona que apueste regularmente en un juego en el que la probabilidad de ganar sea muy pequeña, posiblemente pierda dinero, pero si gana, ganará mucho más que lo que haya apostado”. Un apostante que juegue regularmente a la primitiva durante 50 años, podrá llegar a perder unos 15.000 euros, aunque la probabilidad de ganar el premio mayor alguna vez en su vida se reduce a una de entre 700.Un apostante que juegue regularmente a la primitiva durante 50 años, podrá llegar a perder unos 15.000 euros, aunque la probabilidad de ganar el premio mayor alguna vez en su vida se reduce a una de entre 700

El mismo razonamiento le lleva a Fernández a afirmar que no merece la pena participar en las conocidas como “peñas de apuestas”: “Al aumentar las probabilidades de acierto, la cuantía del gasto se aproxima a la del posible premio. En una peña de 7.690 miembros que juegue 7.690 apuestas todos los días (con el mismo gasto individual) se obtendrán unos 10 premios a lo largo de los 50 años, pero habrá que repartir las ganancias entre los 7.690 miembros, 10/7690 premios por persona, cerca de 1.500 euros”. Por tanto, si nos atenemos a las matemáticas, conviene invertir el dinero en algo más tangible. Pero como opina Landart, la ilusión, el señuelo de un enorme premio, impulsa a jugar dejando a un lado la razón, “no me parece mal mientras uno se lo tome como un juego intrascendente en el que arriesga poco dinero: de ilusiones también se vive, y siempre hay alguien al que le toca la suerte”.

/imgs/2006/12/loteria2.jpg

Y hablando de suerte, ¿hay quién tiene más suerte que otros? Así parecen pensarlo las miles de personas que compran un décimo en la administración de Sort (Lleida), la famosa “Bruixa d’Or”. La historia tiene todos los ingredientes para pensar que la suerte, después de todo, aunque pudiera parecer lo contrario, sí existe… por lo menos, para su propietario, que se ha hecho millonario. Cuando menos, se trata de una historia curiosa: un pueblo con un nombre ideal para los amantes de las coincidencias y las supersticiones, un premio gordo de la lotería del Niño de 1994 que empieza a llamar la atención, y un avezado empresario, Xavier Gabriel, que aprovecha Internet para vender millones de euros en décimos. Si unimos todos estos ingredientes, no es de extrañar que este año por el Gordo de Navidad hayan facturado 29 millones de euros y hayan repartido 390 millones de euros en premios, y que el año pasado facturaran 22 millones y repartieran 120. Aunque tienen más probabilidades de vender el ‘gordo’ simplemente por el volumen de su negocio (es la administración de lotería que más vende), si nos acogemos a las cifras la verdad es que la suerte les ha sonreído este año: vendiendo un 1% de los décimos que se jugaban en toda España, han repartido de nuevo el premio Gordo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones