Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Recuperar los objetos perdidos

Cuando un artículo se extravía, primero hay que acudir a la oficina de objetos perdidos

img_paraguas

La cartera, un paraguas, unos guantes o el móvil. Es posible encontrar uno de estos objetos tirados en la calle, en un bar, en un autobús, en el metro, etc. El problema surge cuando se intenta recuperarlos si se han extraviado. Si hay suerte y quien encuentra un bien que no es suyo lo deposita en el lugar correspondiente, la oficina de objetos perdidos, cabe la posibilidad de recuperarlo. Si transcurridos dos años el dueño no lo reclama, la persona que en su día se preocupó de llevarlo a una de estas oficinas tiene derecho a una recompensa o a quedarse con él, tal y como recoge el Código Civil.

Qué hacer con los objetos encontrados

Los transeúntes tienen la obligación de depositar en un lugar habilitado para ello todos los objetos que se encuentren en la calle, en el metro, etc. Hay dos opciones: depositar el artículo ajeno en la oficina correspondiente o entregárselo a cualquier funcionario policial (sin necesidad de dar ningún tipo de explicación acerca de cómo se encontró), para que éste lo deposite en la oficina de objetos perdidos.

Algunas localidades, como Gijón, proponen una tercera posibilidad: una llamada telefónica basta para que, tan pronto como sea posible, acuda una dotación policial a la vivienda de quien halló el bien y se haga cargo del objeto.

Una vez recibido en las dependencias policiales, se tomarán las notas pertinentes y quedarán registradas en un libro de control las características del objeto, la fecha y el lugar donde se halló. Tras este trámite, el objeto se expone, siempre que sea posible, en una vitrina o en lugar visible. Allí se pueden encontrar enseres tan variados como:

  • Teléfonos móviles.
  • Llaveros, carteras y documentación personal.
  • Gafas.
  • Paraguas.
  • Ropa.
  • Libros.
  • Equipajes (en su mayoría, procedentes de estaciones de tren y aeropuertos).

En el Ayuntamiento de Bilbao se diferencian los objetos por temporada: “En invierno se entregan sobre todo guantes, bufandas y paraguas. En verano, abanicos, viseras y toallas”. Es muy poco habitual que se depositen relojes y joyas. También es poco frecuente que se devuelvan los teléfonos móviles y, en ocasiones, se depositan objetos curiosos, como dentaduras postizas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones