Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Sentencia: compra de bienes de consumo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 24 octubre de 2011

Un consumidor compró dos pantalones por los que pagó 416 euros. Los dejó en la tienda para ajustar el largo, pero los dejaron más cortos de lo debido. Para intentar arreglarlo, el establecimiento sacó por dos veces el bajo, pero continuaban cortos. Los vendedores propusieron realizar un añadido, pero el cliente se negó y reclamó la devolución de lo pagado. Para solventar el conflicto, el consumidor acudió a los tribunales y ganó el juicio.

Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias, de 13 de mayo de 2011, en las ventas de bienes de consumo, de acuerdo a la Ley del Consumidor, el vendedor está obligado a entregar productos que sean conformes con el contrato. Y debe responder de cualquier falta de conformidad que haya en el momento de la entrega del producto.

Los vendedores propusieron realizar un añadido, pero el cliente se negó y reclamó la devolución del dinero

Si el artículo no es conforme con el contrato, el consumidor puede optar entre exigir la reparación o la sustitución, salvo que una de estas dos opciones resulte imposible o desproporcionada. Para los supuestos en que la reparación o la sustitución no logren poner el producto en conformidad con el contrato, procede la rebaja del precio o la resolución del contrato.

En el juicio el consumidor declaró que el largo que pidió fue por el tacón del zapato y la empleada explica que tomó las medidas por donde le indicó el cliente. Pero para la Audiencia, la declaración de la empleada resultó poco aceptable porque si se hubiera marcado por donde indicó el cliente, no se entendía que después de dos arreglos para bajar el largo del pantalón, aún le quedaran cortos en lugar de arrastrar por el suelo. Más aún cuando la empleada declaró que siempre se dejaba un centímetro más de lo marcado por si hubiera algún problema.

Se condenó al vendedor a devolver el dinero al cliente perjudicado

Por ello consideró que no era posible admitir en un pantalón del precio pagado realizar un añadido como el que se ofreció y entendió normal que el cliente mostrara su disconformidad. Se indicó además que, al no ser posible la sustitución del producto, la ley faculta al consumidor para optar entre una rebaja del precio o la resolución del contrato.

En este caso, el consumidor decidió pedir la devolución del dinero que pagó, algo a lo que tenía pleno derecho, sin que el vendedor pudiera elegir entre ello o entregar un vale. Y condenó al vendedor a devolver el importe al cliente perjudicado.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones