Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Ventajas económicas de la jubilación

Disfrutar de viajes, estudios en la universidad, acceso a museos o teatros, todo a precios reducidos, son algunas de las ventajas de cumplir los 65

Transporte público

Otra de las ventajas económicas de haber cumplido los 65 años es poder acceder al transporte público con descuentos y tarifas especiales. Con la Tarjeta Dorada de RENFE los mayores de 60 pueden adquirir billetes para cualquier clase y tren de Larga Distancia. De lunes a jueves, el descuento es del 40% mientras que de viernes a domingo es del 25%. Tiene validez anual y se puede adquirir en las estaciones de RENFE, oficinas de ventas y agencias de viajes por 5 euros. Ferrocarriles de Vía Estrecha FEVE pone a disposición de los mayores de 60 años y de los pensionistas la “Tarjeta Azul“, con la que el usuario puede obtener un descuento del 50% en su billete.

En la mayoría de los municipios españoles existen tarifas reducidas para usar el transporte público. En Madrid, por ejemplo, el precio del bono mensual para utilizar el tren, el autobús y el metro es de 10,50 euros, y de 115,50 el anual. Los pensionistas segovianos pagan 6 céntimos cada vez que utilizan el transporte urbano, siempre que no superen unos determinados ingresos. Incluso hay ciudades en España en las que el autobús es gratuito para todos los jubilados o mayores de 65 años que cumplan los requisitos establecidos. Es el caso de Alicante (“Bono Oro” gratuito de 90 viajes al mes), Bilbao, Castellón, Córdoba, Cuenca, Málaga o Sevilla entre otras capitales.

Educación y cultura

Una de las iniciativas educativas que más éxito ha tenido en la última década ha sido la Universidad de la Experiencia, también denominada, según el centro que imparta los estudios, Universidad para los Mayores o Aulas de la Experiencia. Son programas que permiten a las personas de más de 55 años, no sólo ocupar su tiempo libre sino seguir activos intelectualmente, algo que fomenta su desarrollo personal y facilita su integración social. Según los datos que revela un informe sobre las personas que participan en estas iniciativas, “la mayoría de los estudiantes cree que ha ganado en calidad de vida, autoestima, autonomía y en saber convivir con los cambios tecnológicos y sociales”.

Numerosas universidades españolas han puesto en marcha programas educativos dirigidos a personas mayores de 55 años

Normalmente, haber cumplido 55 años es el único requisito para acceder a estos programas, en los que generalmente no se exige una titulación previa. Tampoco existe límite de edad y en algunos centros están matriculadas personas de más de 90 años. El precio de la matriculación es diferente en cada Universidad. En muchas ocasiones estos estudios están subvencionados y, en todo caso, son tarifas mucho menores que las que pagan los jóvenes universitarios. En la Universidad de Zaragoza, que ofrece estos programas en distintos campus de Aragón, se paga 25 euros por gastos de inscripción general, 25 por matricularse en Actividades Básicas y 30 por los Cursos de Actualización y por el Diploma de Formación, respectivamente.

Ya hay más de 25.000 personas matriculadas en esta modalidad de enseñanza en la que no se busca, como en el sistema educativo tradicional, obtener las mejores notas y preparar al alumno para la competencia laboral con la que se encontrará en el futuro. En las clases de la Universidad de la Experiencia se adquieren o amplían conocimientos sin la necesidad de enfrentarse a exámenes y el debate, la reflexión, la participación y la ilusión por conocer son los elementos predominantes. Aunque varían en función de la universidad que imparta las clases suelen estructurarse en torno a varios bloques como Humanidades y Ciencias Sociales; Ciencias Jurídicas y Económicas; Tecnología; Ciencias Biosanitarias, y Medio Ambiente. Además, estos programas se complementan con otra serie de actividades como visitas a museos, charlas, conferencias… Al final del curso, que se suele desarrollar entre octubre y junio, el alumno que ha asistido a clase recibe un diploma acreditativo.

Cines, teatro y museos

Pero no es necesario ir a la universidad para poder aprender. Los ayuntamientos y comunidades autónomas ofrecen un gran número de actividades a las que pueden asistir los mayores, con precios muy reducidos. Por toda España hay centros en los que se impulsa una gran variedad de programas, talleres, conferencias o excursiones. Hay clases de informática, dibujo, pintura, cocina, cerámica o bailes de salón. En Vitoria, por cada uno de estos cursos completos destinados a personas de más de 60 años se abona menos de 24 euros.

Los pensionistas también tienen descuentos en otras actividades culturales como el acceso a parques temáticos, al cine, al teatro o a los museos. En la entrada a estos últimos los jubilados pueden contar con reducciones en la tarifa (en el Guggenheim de Bilbao, el Chillida Leku de Hernani…) e incluso disfrutar de entrada gratuita como sucede en El Prado, el Reina Sofía o el Museu Nacional d’Art de Catalunya entre muchos otros. La mayoría de los cines ofrece también descuentos a los jubilados, similares a los que tienen los jóvenes estudiantes. En la Comunidad de Madrid, los martes no festivos, el cine cuesta un euro para los mayores de 60 años. En cuanto a los teatros, no se quedan atrás y algunos hacen descuentos del 50% a los jubilados, como ocurre en el María Guerrero o en el Centro Dramático Nacional (ambos en Madrid).

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones