Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Artistas callejeros

Trabajar como artista en la calle es una actividad profesional reglada, que implica cumplir con una serie de normas municipales y actuar en horarios establecidos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 9 diciembre de 2007

La normativa

Los artistas callejeros, en general, no necesitan de un permiso especial para ejercer su oficio, pero sí deben cumplir con aquellas ordenanzas de los Ayuntamientos relacionadas con la convivencia ciudadana, en las que por regla general lo que se exige es el respeto a los demás. Quienes sí deben tener un permiso especial son los pintores y caricaturistas que trabajan en la calle. Cada Ayuntamiento tiene su propia normativa con respecto a los artistas callejeros, por lo que de una ciudad a otra pueden existir diferencias. Además, las normas también son más restrictivas dependiendo de la actividad artística y el lugar público donde se quiera realizar. Quienes se llevan la peor parte son los músicos, a quienes más se exige a la hora de actuar en el metro o algunas vías públicas y plazas importantes de España.

En algunas ciudades como Santiago de Compostela las actividades artísticas en la vía pública están sujetas a la previa autorización municipal, que se otorgará o denegará en función de las molestias que puedan ocasionar a los ciudadanos. También hay algunas ciudades que exigen que los artistas callejeros cuenten con un carné que los identifique como tales para que su actividad sea valorada y reconocida por las autoridades. Por ello entidades como la Asociación de Músicos de Barcelona o la Asociación Española y Comunitaria de Estatuas Vivientes y Teatro otorgan a miembros e interesados un carné aprobado por el Ministerio del Interior, aunque no tiene todavía validez de permiso. El permiso es muy útil para que la Policía distinga a los artistas de mendigos y vendedores ambulantes, según se afirma desde la agrupación de estatuas vivientes en su página de Internet.


En ciudades como Barcelona está regulado hasta el número de metros de acerado que puede ocupar un artista callejero

En Barcelona también existen normas, como las que afectan a los músicos, que pueden tocar en 26 puntos céntricos del distrito de Ciutat Vella -el más turístico de la ciudad-. Pero deben respetar franjas horarias concretas y los amplificadores o instrumentos no pueden superar los 70 decibelios, medidas que también se aplican en otras urbes. Las actuaciones musicales en la vía pública sólo se pueden hacer en espacios públicos superiores a 7 metros, entre las 10:00 y las 22:00 horas y con una duración no superior a los 30 minutos, y en ningún caso delante de centros docentes, hospitales,o residencias, según establece la Ordenanza de Convivencia de Barcelona. Además, la actitud de los artistas ha de ser respetuosa con los espectadores, y no se les puede obligar a dar una cantidad específica de dinero. En caso de incumplimiento de la normativa, se corre el riesgo de que intervenga la autoridad y ser multados o que se requisen los instrumentos.

En esta ciudad la vía pública más regulada es la Rambla. Desde enero de 2007, los artistas callejeros han tenido que adecuarse a una nueva normativa que fija los lugares donde pueden situarse tanto las estatuas humanas como los músicos y los pintores. En el caso de las primeras, éstas sólo pueden ubicarse al principio del paseo, en cuatro tramos delimitados; además, no pueden usar máscaras y deben ocupar un máximo de 1,5 x 1 metro de superficie. En cuanto a los músicos, malabaristas y grupos sólo pueden actuar al final de la Rambla de Santa Mónica, por ser más espaciosa. El caso de los pintores es aún más complicado, ya que deben hacer una especie de “oposición” anual para conseguir una autorización previa que les permita trabajar en esta zona.

La única ciudad exenta de normativa, donde los artistas gozan de total libertad, es Zaragoza, lugar al que muchas asociaciones toman como referencia de cómo debe actuarse respecto a su actividad.

Normas para tocar en el metro

Actuar como músico en el metro también está regulado. Un artista que quiera tocar de manera legal en el metro de Barcelona, por ejemplo, debe sacarse un carné que lo identifique como tal, y formar parte de la Asociación de Músicos de Barcelona. Además, tiene que inscribirse a unas franjas horarias semanales para poder tocar en cualquiera de los 24 puntos musicales habilitados. Cada artista puede apuntarse semanalmente a 14 franjas horarias, cada una de dos horas, y no debe actuar en un mismo punto musical más de dos veces por semana. No se puede actuar en los vagones, ni utilizar percusiones, ni amplificadores de más de 20 vatios. Se ha de tener un repertorio variado, no obligar a los usuarios a que den aportaciones y, si se trata de grupos, no sobrepasar las tres personas.


En Valencia se hacen castings para seleccionar qué músicos pueden actuar en el metro

Son tantos los músicos, mimos o grupos de teatro que desean actuar en los metros y estaciones de tren, que en algunas comunidades autónomas han optado por restringir el número de artistas que actúan a través de castings y posterior selección, como ha sucedido en el Metro de Valencia y los Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana. Una vez seleccionados los participantes, se establece un programa que figura en cada estación, aunque se van turnando para que los elegidos puedan tocar en todas.

En el metro de Madrid el trabajo de los artistas de la calle es más libre porque pueden tocar en cualquier estación, siempre y cuando no molesten a la gente y sólo actúen en los vestíbulos. Tocar en los vagones está prohibido y puede ser motivo de sanciones, pero aún así son numerosos los inmigrantes que actúan entre estación y estación, aun a sabiendas de que pueden ser multados y quedarse sin sus instrumentos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones