Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo ser un buen jefe

Aplicar el sentido común y poseer habilidades para motivar y trabajar en equipo aseguran el éxito profesional a un jefe

La figura del antecesor

Es inevitable que, cuando alguien es nombrado jefe de un departamento o equipo de trabajo, se le compare con la persona que anteriormente ocupaba ese puesto. ¿Qué aconsejan los expertos sobre lo que debe hacer un jefe ante esta situación?

Respetar las comparaciones

Si su antecesor era bien valorado por parte del equipo, las comparaciones serán frecuentes en los primeros meses tanto por parte de los miembros del equipo como por parte de otros colegas de la empresa. Ante esta situación, el jefe debe estar preparado para aceptar de buen grado estas comparaciones. Es más, es recomendable que el nuevo jefe alabe también la actuación pasada. Un problema se presentará cuando llegue la hora de hacer cambios a la forma de actuar implantada por su predecesor, que deberán hacerse con mucha cautela, poco a poco, y apoyándose en las opiniones de algunos miembros del equipo.

Un antecesor mal valorado

Si el antecesor ha hecho un mal trabajo, todo será mucho más sencillo. Al menos en parte, porque la presión por hacerlo bien no será tan intensa. El problema vendrá cuando, debido a la mala situación anterior, empiecen a aparecer sobre la mesa una gran cantidad de problemas por solucionar con los que el nuevo jefe no contaba. De nuevo, una estrategia recomendable es apoyarse en las opiniones del equipo para darles solución.

Si el antecesor estaba muy bien valorado, el nuevo jefe debe hacer cambios con mucha cautela y contando con el equipo

El antecesor ha sido ascendido

Puede ocurrir también que el jefe al que se sustituye haya sido ascendido, a su vez, a otro cargo superior dentro de la misma empresa. Conviene, en este caso, mantener con él una charla para que informe sobre las claves para dirigir el departamento. Con ello, el nuevo jefe evitará algo ciertamente habitual: que el antecesor opine sobre cómo maneja la dirección del departamento.

Un despido injusto

Una cuarta situación se produce cuando el predecesor era bien valorado por todo el grupo de compañeros y, por cualquier motivo, haya sido despedido. Si el equipo considera que ha sido un despido injusto, el nuevo jefe podría encontrarse con las reticencias a colaborar de algunos miembros del departamento. Los expertos recomiendan en este caso no criticar la labor del antecesor e incluso valorar positivamente los logros que consiguió durante su gestión.

LOS DISTINTOS TIPOS DE JEFE

Los expertos Jean Withers y Carol Vipperman, en su libro «Usted y su jefe» (Ed. Granica), establecen una tipología de jefes.

El trabajador compulsivo: Es el primero en llegar y el último en irse. Su mayor problema está en que sólo confía en sí mismo, y que no delega porque teme que las actividades sean mal ejecutadas por los subordinados.

El innovador: Su lema es la innovación continuada y permanente. No para de elaborar nuevos proyectos, inventar novedades, asociar ideas… Su problema es que se suele negar a ver aquello que va en contra de sus planes y sus grandes ideas, y que toma decisiones imprecisas y poco definidas. Es habitual que busque colaboradores que se ocupen de la parte más rutinaria de su trabajo.

El jefe «ordeno y mando»: Es un jefe tradicional que responde al lema de «hazlo como yo te digo». Suele ser poco imaginativo y estar más orientado a las rutinas y al cumplimiento de plazos y tareas.

El demócrata: Busca siempre el consenso entre sus colaboradores, aunque puede no tener muy claros los objetivos. Es sincero e imparcial, pero a veces le falta poder de decisión, de organización del trabajo y de disciplina.

El diplomático: Antepone la buena marcha de las relaciones personales a la realización del trabajo bien hecho. Su punto fuerte son las relaciones públicas: es muy comunicativo, está muy pendiente siempre de su imagen, pero le falta autoridad para imponer disciplina y eficacia en el trabajo.

El jefe guía: Es el modelo más actual. Conoce bien los objetivos de la empresa y el camino que se debe seguir para materializarlos, lo señala con claridad y permite que sus colaboradores decidan cómo avanzar hacia la meta.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto