Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cuánto debe cotizar un autónomo

Las prestaciones a las que tiene derecho se calculan sobre la base del dinero que se cotiza mensualmente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 26 noviembre de 2008
Img agenda electronica Imagen: Piotr Bizior

Cambiar la base de cotización

/imgs/2008/07/autonomo.pk.jpgNo obstante, también hay grandes grupos dentro de los autónomos que cotizan por encima de sus salarios -los que ingresan mensualmente una cifra que está entre los 800 y los 900 euros, y cotizan por casi 818 euros- y que por ello, es más que razonable que se acojan a la base mínima. Los jóvenes, los nuevos autónomos y los inmigrantes son un ejemplo de esta situación.

Por todo ello, el Sistema de la Seguridad Social brinda la oportunidad de cambiar la base de cotización. Hasta hace muy poco, el cambio tan sólo se podía hacer una vez al año. Sin embargo, en este momento un trabajador puede “tocar” su base de cotización en dos ocasiones: antes del día 1 de abril, con efectos desde el 1 de julio siguiente, y antes del 1 de octubre, con efectos a partir del 1 de enero del año próximo. Para ello, se debe elegir una cifra, comprendida dentro del mínimo y máximo, de entre unas 20 que establece la norma para facilitar el trámite. Los cambios en la base de cotización se deben solicitar en la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, o través de la Oficina Virtual de la que dispone en su web (www.seg-social.es).

Hasta alcanzar los 50 años, el trabajador por cuenta propia puede aumentar o disminuir su base de cotización a su antojo. No obstante, la capacidad de elección se limita una vez superada esta edad, para evitar que los trabajadores que se encuentren cerca de la jubilación coticen por las mismas bases máximas establecidas para el resto de los autónomos.

Las pensiones: disparidad de cifras

Pese a las últimas reformas introducidas que buscaban equipar el RETA con el Régimen General de Trabajadores, lo cierto es que los autónomos continúan quejándose debido a que las prestaciones que reciben son menores que las de los trabajadores por cuenta ajena. De hecho, un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) reafirma que todos los tipos de pensiones que tienen los autónomos (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y favor familiar) son inferiores a la pensión media del resto del sistema de la Seguridad Social y del Régimen General. De esta manera, la pensión media de un autónomo jubilado es de 555,30 euros, cifra muy alejada de los 1.020,59 euros que percibe de media un jubilado del Régimen General, lo que supone que la pensión por jubilación de un autónomo es un 45,59% inferior a la de un trabajador por cuenta ajena.

La pensión por jubilación de un autónomo es un 45,59% inferior a la de un trabajador por cuenta ajena

Los datos estadísticos que recogen las mutuas laborales concluyen que los trabajadores autónomos piden menos la “baja” que aquellos que trabajan por cuenta ajena o son asalariados. Sin embargo, también señalan que cuando éstas tienen lugar se dilatan mucho en el tiempo. Cuando un autónomo padece una enfermedad común la Seguridad Social le da cobertura desde el cuarto día y derecho a cobrar el 60% de su base de cotización; este porcentaje cambia cuando el periodo de baja se alarga, y a partir del vigésimo primer día el trabajador por cuenta propia pasa a cobrar el 75%.

Así, si el autónomo tiene la base de cotización mínima cobrará de “baja” 490,32 euros; y deberá aportar 243,52 de cuota mensual, ya que pese a que se encuentra en una situación de incapacidad temporal la obligación de cotizar se mantiene en todo momento.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones