Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Estrategias para enfrentarse a un despido

Una actitud positiva y planificar bien las finanzas es el mejor modo de hacer frente a la pérdida del puesto de trabajo

img_despido 1

El trabajo de buscar trabajo

Todas las personas que pasan por esta situación necesitan tomarse un tiempo para reflexionar y reorganizarse. Y aunque es una labor costosa, sería conveniente dedicar unos días para descansar y reflexionar antes de precipitarse y presentarse a una nueva entrevista de trabajo. Eso sí, tampoco hay que demorarlo más de una semana, porque los nuevos empresarios no verán con muy buenos ojos un largo período de descanso.

Igor S. Popovich, en su libro “El éxito en las entrevistas de trabajo”, resalta que los parados están en desventaja frente a quien trabaja y quiere cambiar de puesto, y esto es debido a las ideas preconcebidas de los empresarios. Porque estos tienen la idea generalizada de que quienes trabajan rendirán mejor. Algunos consultores aseguran que el 80% ó 90% de los candidatos elegidos por sus clientes son personas que están trabajando actualmente. El hecho de que alguien lleve un tiempo sin ocupación crea ciertas dudas sobre sus aptitudes”. ¿Qué pasos se deben seguir entonces para encontrar un nuevo empleo? El consultor José María Ferré Trenzano señala que las fuentes más habituales de búsqueda de empleo son los servicios de “headhunters” y consultorías de recursos humanos, así como los anuncios en prensa, revistas especializadas, Internet y bolsas de trabajo. No obstante, los expertos dan además una serie de pistas para que esta búsqueda sea mucho más eficaz:

  • Recurrir a la red de contactos. Está demostrado que la vía más eficaz suele ser la de recurrir a la red de contactos. Se estima que entre el 65% y el 70% de los puestos de trabajo surgen a través del conocido como “networking” (recomendaciones de amigos, conocidos o antiguos colegas).

  • Empresas de la competencia. También se puede explorar la posibilidad de encontrar trabajo en otras empresas del sector donde hasta ahora se había trabajado. Al tener conocimiento del mismo, se podrán ofrecer a otras compañías las habilidades directivas o la experiencia que se haya adquirido.

  • La eficacia de la carta de presentación. Según José María Ferré Trenzano, “es previa al currículum vitae y es más importante que el propio currículo. Debe ser innovadora y creativa. Es buena, además, para insertar información que no consta en el currículo. Algunos consejos de presentación es que debe escribirse en un papel blanco, escrita en ordenador, máximo una página, una sola idea de propuesta, no subestimarse ni lamentarse y solicitar en ella una entrevista personal”. Otra herramienta cada vez más valorada es la inclusión de “cartas de referencia” de las empresas o jefes anteriores.

  • Una carta de presentación sencilla o las cartas de referencia de la antigua empresa son cada vez más valoradas por los empleadores

    La pregunta clave que se le hace a un parado. Después de haber sido despedido, conviene encontrar respuestas para estas tres preguntas: “¿cuál es el motivo del despido?” (versión oficial), “¿qué se cree que realmente sucedió?” y “¿qué se le va a decir a la gente?” sobre todo a los potenciales entrevistadores cuando pregunten: “¿Por qué se encuentra usted en paro?”. Es importante preparar una respuesta razonada y razonable a esta pregunta, y referirse al tema mediante comentarios positivos acerca de la antigua empresa e, incluso, de los anteriores jefes.

  • ¿Se debe aceptar el primer empleo que se ofrezca? Es necesario estudiar convenientemente todos los pros y los contras del nuevo empleo. Como señala Herminia Ibarra, profesora de Comportamiento Organizativo de la escuela de negocios INSEAD, “hay controlar las decisiones que pueden tomarse apresuradamente, sobre todo en lo que se refiere a ofertas imprevistas”. De hecho, hay muchas personas que aceptan la oferta, aunque en muchas ocasiones el salario sea inferior al de su anterior empresa. ¿La razón? Entienden que obtienen otras compensaciones como la proximidad, el buen ambiente laboral o el horario. Sobre todo, es importante pensar que se trata de un período de transición mientras se encuentra otro empleo mejor remunerado.

  • Cambio de carrera. Muchas personas aprovechan una situación de paro para replantearse su vida profesional y cambiar de carrera o actividad. Por ejemplo, alguien que ha trabajado durante toda su vida en el sector de seguros no tiene por qué buscar únicamente trabajo en una aseguradora, porque sus conocimientos le son útiles para otras muchas actividades: contabilidad, administración, etc. Según Herminia Ibarra, la mayoría de la gente se embarca en el proceso de cambio profesional con cierto grado de confusión y mucha incertidumbre sobre dónde acabará todo. “Procedemos de muchos puntos de partida distintos, y seguimos muchas rutas diferentes”, concluye.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones