Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La empresa no me paga, ¿qué puedo hacer?

El trabajador que no recibe su salario debe reclamarlo y solicitar la extinción de su contrato

Img oficinas Imagen: Daniel Lobo

Motivos para no pagar a un empleado

/imgs/2008/05/cajero-sacardinero.articulo.jpg

Los motivos por los que una empresa deja de pagar a los trabajadores pueden ser muy variados. Una situación habitual es la de aquellas compañías a las que les empieza a ir mal (han perdido un cliente importante, entran nuevos competidores en su mercado, etc.), pero que manejan indicios razonables de que se trata de una crisis coyuntural de la que podrán salir en poco tiempo. ¿Qué deben hacer los trabajadores si, en casos como éste, la empresa les pide paciencia y les asegura que la situación puede enderezarse?

Se trata de una situación delicada. Si el empleado, efectivamente, entiende que se trata de una crisis que se puede remontar, y desea dar un voto de confianza al empresario, es recomendable que firme un pacto de viabilidad económica y de aplazamiento del pago de los salarios correspondientes en un período determinado. Si transcurre el plazo de espera o dilación de pago del salario y la empresa sigue sin pagar, el trabajador tiene que hacer la correspondiente demanda. Para ello, tiene el plazo de un año contado a partir del mes en que dejó de cobrar el salario o desde la fecha en que, según el pacto colectivo, debió percibir el salario cuyo pago se aplazó o se difirió en el tiempo. En cualquier caso, es importante que siempre este tipo de pactos se hagan por escrito y se firmen.

De todos modos, si en un plazo de tiempo razonable -que puede ser de tres a cinco meses- la empresa no despega económicamente y se mantiene en el incumplimiento del pago de salario, se estaría en presencia de una señal inequívoca de que está abocada al cierre, o incluso de que pretende cerrar, añade Enrique Lillo. En este caso, el trabajador debe presentar las dos demandas antes citadas al SMAC: una por falta de pago de salario y otra por la extinción del contrato con su correspondiente indemnización.

La empresa tiene el deber de informar a sus trabajadores y a los representantes legales de estos de sus dificultades económicas y el origen de las mismas

Si se trata de una empresa seria y responsable debe informar a todos sus trabajadores, y a los representantes legales de estos, de sus dificultades económicas y el origen de las mismas. Además, es su obligación diseñar bien un plan estratégico de futuro o un despido colectivo pactado para parte de la plantilla, o bien intentar cualquier clase de acuerdo o pacto colectivo de aplazamiento de salario. Lo que es inadmisible, y absolutamente ilegal, es la pasividad de la empresa que no define ningún plan de viabilidad y no paga el salario, y cesa en el cumplimiento de sus obligaciones legales. En este caso, la propia viabilidad de la empresa es imposible por desistimiento de la propia dirección.

Quiebra y suspensión de pagos

¿Y si la empresa no paga porque se declara en quiebra y solicita la suspensión de pagos? Esta circunstancia, tras entrar en vigor la nueva legislación, recibe ahora el nombre de “situación de concurso mercantil”. Según los expertos, el trabajador debe seguir el mismo procedimiento que en las anteriores ocasiones, y hacer las mismas reclamaciones con demanda o papeleta de conciliación al SMAC.

En situación de concurso mercantil, según indica Lillo, pueden alcanzarse acuerdos que supongan una indemnización para el trabajador superior a los 20 días que con carácter mínimo legal le corresponden en el caso de despido colectivo, con el tope de una anualidad (aquí puede superarse el tope de la anualidad). En este caso, el juez mercantil resolverá mediante una nueva resolución judicial; si dicta auto o resolución que extinga la relación laboral, el trabajador puede apuntarse al desempleo.

Otras situaciones

Puede ocurrir también que la empresa siga pagando el salario, pero deje de pagar las extraordinarias, las comisiones, los tiques restaurante o algún otro complemento salarial debidamente pactado. ¿Qué se puede hacer si se desea continuar en la empresa pero, además, reclamar el pago de lo que se adeuda? En este supuesto, los expertos consideran que lo más indicado es realizar una demanda ante el Juzgado de lo Social, con la ayuda de la asesoría jurídica de su sindicato o a de algún abogado especializado.

Una última situación apuntada por los especialistas en la materia se refiere a cuando la empresa va bien económicamente, pero deja de pagar a uno o varios empleados mientras sigue pagando al resto. Puede tratarse de un caso de “mobbing” cuyo objetivo último sea que el empleado se canse y se vaya de la empresa por propia iniciativa. El trabajador puede aquí presentar demanda con el interés del 10% tal y como prevé el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores. También, debe presentar denuncia a la Inspección de Trabajo por trato vejatorio y por impago de salario. Si se sufre una persecución y discriminación, se debe además poner una demanda de tutela de derecho fundamental a no ser discriminado y a que se respete la dignidad personal. Asimismo, en esta demanda se pueden pedir daños y perjuicios incluso de carácter moral, y daños personales por el sufrimiento, angustia, etc.

El trabajador no debe darse de baja con carácter inmediato por depresión, según aconseja el experto sindical, sino que debe hablar con sus representantes y sindicato, así como pedir explicaciones a la empresa por escrito, con una descripción de los hechos, del tipo de conducta, y exigirle las razones del impago. Con todas estas actuaciones, se pueden tener pruebas suficientes para interponer posteriormente una demanda.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones