Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Montar un negocio en el pueblo

Además de ganar en calidad de vida, se ahorra tiempo y dinero

Como consecuencia de la crisis y las dificultades para encontrar empleo en las grandes ciudades, cada vez son más las personas que optan por volver al pueblo para montar un negocio. En las zonas rurales hay dos tipos de empresas que tienen más posibilidades de éxito: las relacionadas con el sector primario (agricultura, ganadería y pesca) y las de comercio o servicios al consumidor. Hace tan sólo una década era impensable que los municipios más pequeños ofrecieran las oportunidades de futuro que parecen tener hoy, pero ciertos negocios urbanos como estudios de grabación, venta on line o agencias de viajes, se instalan cada vez más en el medio rural para atender a las personas que viven en la comarca o a determinados clientes que se desplazan desde las ciudades. Es preferible no escoger una actividad que se ciña a un solo pueblo, sino ampliar el mercado.

Ventajas e inconvenientes del medio rural

Montar un negocio en un pueblo supone una oportunidad para combatir la crisis. Quienes se decidan, se pueden formar en la ciudad y regresar a municipios pequeños para aprovechar las ventajas del ámbito rural:

Mayor calidad de vida. Se disfruta de un entorno ambiental más saludable, se acumula un nivel de estrés inferior al de los trabajadores de la ciudad y se reduce el tiempo de las gestiones burocráticas.

Ahorro de dinero. Encontrar un local barato es más fácil que en la ciudad, tanto si se pretende comprarlo como si se desea alquilar.

Apenas hay competencia y el público es más fiel que en las ciudades

Confianza local. Vivir y tener un negocio en un pueblo ofrece la oportunidad de ser conocido entre los consumidores a quienes se dirige. La fidelidad del público es muy importante para el éxito y, en localidades pequeñas, es un factor que se gana con más facilidad que en una ciudad.

Menos o ninguna competencia. Algunos pueblos cuentan con un volumen de población que desea una serie de productos o servicios de los que carece, ya que hasta el momento ninguna empresa o comercio los ha ofrecido. La ventaja para quien lo ponga en marcha es que, a corto plazo, no tendrá ninguna competencia en la zona o ésta será muy escasa.

Algunos inconvenientes

Además de las ventajas también cabe mencionar una serie de inconvenientes. Algunas precauciones que no hay que dejar pasar por alto son las siguientes:

Nivel de integración de las nuevas tecnologías. Antes de instalarse, hay que tener en cuenta que en determinadas áreas rurales aún no se dispone de las infraestructuras tecnológicas adecuadas. Pueden tener una cobertura deficiente en servicios como Internet y dificultar el trabajo.

Mercado. En los lugares donde el volumen de consumidores sea más reducido que en las ciudades, se han de multiplicar los esfuerzos para aumentar los ingresos.

Cualificación del personal. En el medio rural hay más problemas para encontrar personal cualificado y formado en determinadas áreas de especialización ya que, por lo general, se marchan a las grandes ciudades.

Comunicaciones. Aunque en los últimos años se ha mejorado en este ámbito, todavía hay zonas de muy difícil acceso. Son posibles los problemas de logística, de transporte y de distribución.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones