Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Trabajar de noche: más dinero, menos salud

Los trabajadores nocturnos pueden llegar a ganar un 30% de sobresueldo, pero sufren graves consecuencias sobre su salud y sus relaciones personales

Jueves, 00:00 horas, no hay conexión a Internet. Basta con descolgar el teléfono y llamar al servicio técnico para resolver el inconveniente. Viernes, 04:00h, problemas para dormir por un terrible dolor de cabeza; se acude a la farmacia de turno. Sábado, 06:00h, la última copa al camarero, la discoteca no cierra. Lunes, 07:30h, nada más salir de casa compramos el periódico de camino al trabajo. Atención al cliente, servicios médicos, restaurantes y pubs, transportes, tiendas de comestibles, gasolineras, vigilancia… funcionan las 24 horas del día. En los últimos 30 años ha aumentado progresivamente el mercado de trabajo nocturno, de acuerdo a las necesidades de la sociedad actual. Pero sostener este modelo económico implica el trabajo de muchas personas que, en numerosas ocasiones, sufren los trastornos motivados por este horario en su propia salud y su estabilidad familiar. Por lo que el sobresueldo no siempre compensa. Por esta razón exigen una ley con un marco legal propio, sin excepciones ni supuestos.

Los inconvenientes

Trabajar “a deshora” provoca conflictos con la familia, los amigos… pero, además, incide directamente en el organismo. Los ritmos circadianos (ritmos cotidianos del cuerpo) se refieren a fenómenos biológicos que ocurren rítmicamente alrededor de la misma hora, como la sucesión de vigilia y sueño. Cuando una persona trabaja de noche, lo hace con el ritmo circadiano bajo y duerme cuando está alto, según señala García Ardila, quien indica los inconvenientes reseñables del horario laboral nocturno:


  • Alteraciones del sueño:

    La luz del día envía al organismo una señal y refuerza la tendencia natural de su reloj circadiano a despertarse. El sueño se ve afectado por problemas vinculados a la actividad del resto de la sociedad: el tráfico, el timbre del teléfono, etcétera. Dormir en esas condiciones provoca una menor recuperación del cansancio mental. Como promedio, se estima que un trabajador nocturno duerme entre una y dos horas menos que un trabajador diurno.


  • Alteraciones de los hábitos alimentarios:

    • Problemas gastrointestinales, de apetito, constipación, ardor estomacal, dolores abominables… A largo plazo, pueden sufrir enfermedades graves como gastritis crónicas, colitis y úlceras gastroduodenales. Para todos esos males hay una explicación: la cena. A menudo, esto trabajadores la toman fría, rápidamente y sin apetito.
    • Uso abusivo de estimulantes como el café o el alcohol, que se consumen para mejorar el estado de vigilia, y de los somníferos utilizados para dormir durante el día, que son agresivos para la mucosa gástrica no protegida.

  • Efectos psíquicos:

    • Tensión emocional o estrés.
    • Nerviosismo, ansiedad, astenia, depresión y agresividad.
    • Reducción de la capacidad cognitiva de vigilancia y control sobre todo en trabajos de proceso continúo.
    • Trastorno de la memoria.

  • Alteraciones de la vida social:

    • Efectos negativos sobre las relaciones familiares e incluso sobre la salud de otros miembros de la familia (ocurre, especialmente, en las mujeres).
    • Efectos negativos sobre la vida social, en cuanto a la participación en todo tipo de actividades: cívicas, culturales o deportivas. El horario dificulta la realización de todo tipo de encuentros sociales, por lo que se produce un cierto aislamiento que exige al trabajador un esfuerzo extra para poder cubrir estas necesidades.

Recomendaciones para trabajar de noche

Para el empleado:

  • Debe descansar y dormir, no basta con descansar sin dormir. El cerebro necesita que el individuo duerma. Sin embargo, el descanso sin sueño sirve para que el cuerpo se recupere. Hay que programar siete horas para descansar en la cama, aunque no se duerma todo ese tiempo.

  • Evitar trabajar varios días consecutivos y luego tomarse unas “mini vacaciones” de cuatro a siete días. Trabajar muchos días consecutivos y después descansar puede resultar muy agotador física y psicológicamente.

  • Distribuir el volumen de trabajo: las horas de la tarde o las primeras de la noche son horas de rendimiento máximo. Si es posible, hay que evitar hacer el trabajo más pesado o peligroso en plena noche o muy temprano por la mañana.

  • Realizar ejercicio de manera regular para evitar el cansancio: 20 minutos de ejercicio aeróbico antes de trabajar son suficientes para mantenerse despierto y gozar de un corazón sano.

Para el empleador:

  • Efectuar un reconocimiento médico previo encaminado a detectar antecedentes de trastornos digestivos graves u otras afecciones. Es recomendable ofrecer servicios médicos y psicológicos.

  • Contar con programas de capacitación y conocimiento: ofrecer información y formación a los trabajadores nocturnos, atendiendo a los riesgos y peligros a los que se someterán.

  • Tener locales de trabajo adecuados, sometidos a control periódico por la autoridad competente. Trabajar con la luz adecuada (o luz brillante, la misma cantidad de luz que tiene un día soleado de verano), aire limpio, buena calefacción o aire condicionado, y poco ruido para evitar una carga adicional al trabajador.

  • Proporcionar unos menús equilibrados: si la empresa tiene restaurante, es aconsejable que la alimentación sea controlada por un especialista en nutrición. Los trabajadores deben tener acceso a comida caliente y nutritiva durante los turnos de noche.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones