Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

UCE aconseja reducir las fugas de calor en el hogar para ahorrar energía durante el invierno

Recomienda poner burletes y tiras aislantes en puertas y ventanas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 23 noviembre de 2005
El invierno se aproxima y en breve calefacciones, radiadores y estufas estarán funcionando a pleno rendimiento. Para ahorrar energía en los hogares, así como para evitar emisiones contaminantes a la atmósfera, la Unión de Consumidores de Castilla-La Mancha-UCE ha lanzado una serie de recomendaciones.

Según esta asociación, los procedimientos para la reducción de las fugas de calor en la vivienda son muy diversos, pero todos se basan en el principio de disminución del coeficiente de conducción térmica. Éste se consigue a través de dos pautas fundamentales: el aislamiento y la mejora de los rendimientos de los aparatos de calefacción.

"Estas medidas proporcionan ahorro, pero, además, producen importantes beneficios para nuestra salud y la mejora del medio ambiente, porque, al incrementar la eficacia del consumo de energía, reducimos el consumo de combustibles fósiles y la emisión a la atmósfera de sustancias contaminantes", explica UCE-Castilla-La Mancha.

Por ello, para ahorrar energía es aconsejable no dejar que el calor se escape cerrando bien ventanas y cortinas. "La ventilación debe ser rápida, unos diez minutos una vez al día", indica la asociación, que recuerda que entre el 25% y el 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.

Asimismo, recomienda poner burletes y tiras aislantes en puertas y ventanas, pues al eliminar la abertura por donde circula el aire se reduce radicalmente la transmisión de calor a través de la ventana. La instalación de doble acristalamiento o la colocación de una doble ventana a unos 20 centímetros de la original aprovechando el espacio del alféizar también reduce la pérdida de calor.

Además, los termostatos controlan que los radiadores se apaguen cuando alcancen la temperatura deseada, indica UCE, que agrega que no se necesita el mismo calor en todas las habitaciones. Así, recomienda en el salón una temperatura de unos 20 grados, en los dormitorios 16 y en los baños, 23. "Un grado más o menos supone un ahorro entre un 6% y un 10% de combustible", apunta.

También se aconseja colocar una lámina de aluminio detrás de los radiadores para que relancen el calor a la habitación en vez de a la pared.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones