Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Un estudio revela que el envejecimiento cambia las pautas de consumo en los hogares

Dentro de veinte años, las personas mayores en España serán una de cada cuatro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 26 marzo de 2002
Los efectos económicos y sociales que trae consigo el progresivo envejecimiento de la sociedad marcan las directrices de un reciente estudio técnico, realizado por el Instituto Nacional de Consumo, y que llama la atención sobre el cambio que se producirá en el consumo de los hogares.

Esta es la primera vez que conviven en España cuatro generaciones, lo que supone un enriquecimiento de la sociedad en la que se interrelacionan las diferentes vivencias y sus diversas expectativas. Sin embargo, este progresivo envejecimiento de la población trae también consigo importantes inquietudes, entre ellas la más grave está ligada a la estabilidad financiera de los sistemas de previsión social existentes. Otro elemento a tener en cuanta sería el impacto del envejecimiento poblacional en el mercado de trabajo.

Ambos factores hacen prever importantes variaciones en los hábitos de consumo de los hogares españoles, que se percibirá con mayor intensidad dentro de veinte años, cuando las personas mayores sean una de cada cuatro. Los expertos apuntan a modificaciones, ya en la actualidad, entre las que destaca un freno en el consumo privado.

Nuevos gastos

Si bien los gastos más comunes entre las familias jóvenes son los dirigidos a la educación, vivienda, adquisición de electrodomésticos y de vehículos, éstos serán paulatinamente reemplazados por otros ocasionados por las necesidades de los más mayores como son la sanidad, el ocio y los servicios de atención a la tercera edad, entre otros.

De este modo, se supone que algunos sectores económicos experimenten cierto parón, entre ellos, el de la construcción. Aún así esta tendencia al envejecimiento de la población española en los últimos años se ha visto paliada por la masiva entrada de inmigrantes jóvenes, que equilibran la balanza y proporcionan mano de obra en aquellos sectores que presentaban mayores dificultades para cubrir sus puestos de trabajo.

Pese a la tendencia generalizada al envejecimiento de la población no todas las comunidades españolas experimentan este fenómeno con idéntica virulencia. Murcia, Madrid, Valencia, Andalucía, Canarias y =aleares, son las regiones con más habitantes jóvenes, en el polo opuesto se encuentran las comunidades de La Rioja, Cataluña, Navarra, Aragón y el País Vasco.

Aunque las pautas de consumo de las personas mayores están más ligadas a la cuantía de sus ingresos que a la edad, los ancianos de hoy también tienen una peculiar forma de entender el gasto, propia de una generación que ha vivido en la escasez. En el estudio del Instituto Nacional de Consumo se apunta que los bienes que en los que los ancianos de hoy invierten la mayor parte de sus ingresos son los de alimentación y los dirigidos al mantenimiento de la casa, como son los gastos de comunidad, teléfono, luz y gas. En un segundo orden figuran los referidos a médicos y salud, en general y, por último, los costes de los servicios y de los transportes.

El informe señala, por otra parte, que los mayores tienen una actitud de contención ante el consumo dispendioso que, según explican los expertos, desaparecerá en futuras generaciones ya que no se corresponde con los deseos desbordados que caracterizan a las generaciones nacidas y educadas durante la era audiovisual.

Curiosamente, el gasto en lotería y tragaperras es la modalidad de consumo optativo que primero aparece entre las personas de edad con bajos ingresos. Por otra parte, destaca el dato de que a mayor nivel cultural también exista una mayor variedad en el consumo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones