Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Bruselas propondrá un “visado científico” para facilitar la movilidad de los investigadores en toda la UE

Esta es una de las medidas con las que pretende evitar la "fuga de cerebros" a Estados Unidos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 27 diciembre de 2003

La Unión Europea (UE) necesitará para 2010 un total de 700.000 investigadores más en sus laboratorios para que el gasto en investigación y desarrollo (I+D) alcance el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) en el conjunto de los países miembros. Pero ese desafío, fijado en la cumbre europea de Barcelona del pasado año, se presume complicado por el poco aumento de la inversión pública en ciencia y tecnología en los países de la UE y la incipiente “fuga de cerebros” a Estados Unidos desde 1990.

Los Quince son la mayor “factoría” de científicos del mundo. El problema es que muchos, cada vez más, optan por emigrar a EE.UU. tras formarse en universidades europeas. Las causas son recurrentes y guardan estrecha relación con la calidad del trabajo científico, como el deseo de acceder a nuevos tecnologías y disfrutar de mejores perspectivas para sus proyectos de investigación. Actualmente, el 4% de los jóvenes científicos y tecnólogos europeos trabaja en laboratorios estadounidenses. Son 400.000 investigadores de un colectivo formado por once millones de personas en EE.UU.

Lo más grave es que las encuestas revelan que si nuestros mejores “cerebros” se marchan, ya no volverán. El 75% de los doctorados prefiere quedarse en Norteamérica una vez concluidos sus estudios superiores, según el último estudio de la Fundación Nacional de la Ciencia de EE.UU. Así, al final de esta década, el capital humano perdido por la UE pasó del 49% en 1990 al 73% en 1999.

Algunos países han emprendido iniciativas con éxito para retener a sus investigadores y atraer a científicos de otros países, como Gran Bretaña, Irlanda y Alemania. Otras naciones se enfrentan a rémoras estructurales. Holanda y Bélgica mantienen una política restrictiva de empleo. Francia suma a su inflexible legislación laboral una alta presión fiscal que obstaculiza la entrada de otros investigadores de la UE. Por su parte, España e Italia cuentan con una brillante generación de científicos que, tras su etapa de formación, emigran o no regresan por las dificultades para hacer ciencia de forma estable en sus países de origen.

Batería de medidas

Alertada por la fuga de “cerebros”, la Comisión Europea prepara una batería de medidas. En enero próximo propondrá un “visado científico” para facilitar la movilidad de los investigadores en toda la UE. Ese “visado” se extendería en año y medio a personas procedentes del exterior del Viejo Continente. Además, a partir de marzo está prevista la apertura de más de 350 “centros de movilidad” en la UE para facilitar a los científicos requisitos de entrada, acceso al mercado laboral y vivienda, entre otras prestaciones. Para esos programas se prevé un aumento presupuestario del 60% hasta alcanzar 1.800 millones de euros en 2006.

A finales de 2004, los Quince deberán tener también políticas de contratación transparentes, de forma que los investigadores puedan comparar salarios y contratos de todas las instituciones. Y para evitar la fragmentación de la carrera del investigador, las universidades de la UE deberán permitir la transferencia de créditos. Para promover las vocaciones, la Comisión Europea proyecta declarar, en 2005 o 2006, el Año Europeo del Investigador. Con esa iniciativa se pretende atraer a los jóvenes talentos hacia la ciencia e incrementar el valor de la carrera del investigador.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones