Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Colonias urbanas infantiles

Surgidas hace una década, son una alternativa a los campamentos y permiten a los menores regresar a sus casas a dormir

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 29 junio de 2005

Pese a haber cumplido más de diez años en activo, todavía hay quien desconoce la existencia de las colonias urbanas infantiles. Sus impulsores aseguran que es la mejor opción para los niños que no quieren alejarse de sus padres durante el verano, acudiendo, por ejemplo, a campamentos, y coinciden en afirmar que también es una buena alternativa para los progenitores, ya que les permite acudir a su trabajo o realizar sus tareas durante las mañanas y disfrutar de las tardes con sus hijos. Además, con el paso del tiempo, los Ayuntamientos y colegios han encontrado la manera de hacer más atractivas estas colonias y conseguir que, por un precio que ronda los cien euros, los menores asistan a colonias específicas de deporte, aprendizaje de idiomas o cuidado del medio ambiente.

Objetivos

Por lo general, las colonias urbanas son organizadas y gestionadas por los organismos municipales en las instalaciones de un centro educativo, adaptado para la realización de las diversas actividades que componen el programa: salidas en grupo o excursiones, visita a las piscinas, deportes de aventura adaptados a cada edad, fiestas de disfraces…

El objetivo es que el niño disfrute y aprenda otros valores (respeto a los demás y a la naturaleza, gusto por las artes?) o idiomas a través de actividades lúdicas, talleres de manualidades, dibujos o cuentos. “Las colonias no se organizan para estudiar porque eso ya lo hacen los niños el resto del año”, puntualiza Milagros Landaburu. “Lo que se busca es que los más pequeños relacionen los idiomas con una actividad que les divierte para que se acostumbren, por ejemplo, hacer una petición en inglés”.

Por otro lado, con la realización de talleres de manualidades durante las colonias se intenta potenciar la capacidad creativa de los participantes; la relación con los otros les permite conseguir un mayor grado de convivencia, conciencia de grupo y de respeto mutuo. Además, se les enseña a cuidar los materiales e instalaciones que utilizan a diario y a aprender de una manera “nada aburrida”.

/imgs/2006/12/colonia2.jpg

Es por ello que para conseguir un ambiente lo más relajado posible y obtener buenos resultados, las colonias urbanas suelen incluir también servicio de almuerzo y comida, de manera que los niños dispongan de más horas para disfrutar de las excursiones o de la compañía de otros niños. En concreto, el horario de esta actividad suele ser de nueve de la mañana a cinco de la tarde, como el habitual de colegio, lo que permite también a los padres contar con más tiempo para sus tareas y obligaciones y les reserva la hora de la merienda para disfrutarla en compañía de sus hijos.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones