Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

El polvo cósmico recogido por la sonda “Stardust” revela la existencia de fuego y hielo en los cometas

Este hallazgo obliga a los científicos a replantearse la naturaleza y el origen de estos astros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 15 marzo de 2006
Los primeros análisis de las motas de polvo cósmico del cometa "Wild 2" recogidas por la nave de la NASA "Stardust" revelan la existencia de fuego y hielo en el asteroide, según informó Donald Brownlee, investigador principal de la misión y profesor de Astronomía de la Universidad de Washington. Este hallazgo implica que los cometas son unos cuerpos más complejos de lo que se creía y obliga a los científicos a replantearse su naturaleza y origen.

Hasta ahora, se pensaba que los cometas habían nacido en los confines helados del Sistema Solar a partir de restos inalterados de la nube primigenia de hielo, gas y polvo de la que se formaron el Sol, los planetas, sus lunas y los asteroides hace unos 4.500 millones de años. La "Stardust" atrapó en enero de 2004 partículas del cometa "Wild 2" y su cápsula cayó en el desierto de Utah el pasado 15 de enero, después de siete años de viaje. Las muestras traídas a la Tierra incluyen materiales de la región más fría del sistema planetario primitivo, pero también otros que sólo pudieron sintetizarse en la más caliente.

"Hemos encontrado minerales formados a altas temperaturas en un objeto procedente de la región más fría del Sistema Solar", dijo Brownlee. El "Wild 2" no está compuesto sólo de hielo, gas y polvo, sino también de olivina, una piedra verde de origen ígneo, común en las Islas Canarias. Se trata de un mineral abundante en el Universo, aunque inesperado en un cometa. Requiere para su formación temperaturas superiores a los 1.000 grados centígrados, mientras que en los límites del Sistema Solar, más allá de Plutón, se registran unos menos 240 grados.

Para explicar la presencia de materiales de origen caliente en un cuerpo nacido en una región siempre helada, los expertos manejan dos hipótesis. Una situaría el lugar del nacimiento de la olivina en el caliente centro de la nube de gas y polvo en la que se formaron el Sol y los planetas. Se habría sintetizado en el Sol primitivo para, en un momento dado, salir despedida a gran velocidad hasta los confines del nuevo sistema planetario y acabar en algunos cometas. La otra hipótesis es que se formara en una estrella distante y se incorporara después a la nube protoplanetaria.

Etiquetas:

cometas fuego hielo

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones