Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Estudiar en verano, ¿solo o acompañado?

Superar determinadas asignaturas en septiembre requiere contar con ayuda externa

Tienen vocación de desaparecer, pero los exámenes de septiembre son todavía una pesadilla para miles de estudiantes que, en la época estival, deben compaginar el tiempo de ocio y diversión con duras jornadas de estudio y trabajo. Objetivo: aprobar las materias suspendidas. Profesores particulares, academias, internados o programas de refuerzo gratuitos son algunos de los recursos para superar con éxito las pruebas extraordinarias de septiembre.

Estudiar con ayuda

Una de las dudas que se plantean los padres y estudiantes es la necesidad de recurrir a ayuda externa para aprobar. Es habitual que, en asignaturas teóricas, no sean necesarios recursos adicionales. Sin embargo, en materias más prácticas como matemáticas, lengua, idiomas o física y química, la ayuda de un experto es casi imprescindible. Éstas son algunas de las opciones:

En materias más prácticas, la ayuda de un experto es casi imprescindible para que el estudiante supere con éxito las pruebas

Profesor particular: resuelve las dudas y dirige el estudio durante el verano, aunque no es la opción más económica. Se puede consultar en los tablones de anuncios de los colegios y facultades o en Internet. También se puede contactar con empresas que facilitan la búsqueda del perfil más adecuado a las necesidades del estudiante. El precio de las clases oscila entre 7 y 18 euros por hora, según la materia, el nivel educativo o el lugar en el que se desarrolla (en casa del estudiante o en el domicilio del profesor).

Academias: imparten cursos especiales que van desde clases específicas de las distintas materias a programas especiales para preparar selectividad en la convocatoria extraordinaria. El estudiante recibe las clases en grupo, son menos personalizadas, pero puede resultar más motivador. El coste, en función del tiempo de asistencia y de las materias, supone un gasto de entre 160 y 300 euros mensuales.

Internados: son otra opción para los alumnos más jóvenes de ESO y Bachillerato. Los internados de verano reúnen el apoyo académico necesario para superar las asignaturas, un horario y una disciplina estricta. Un mes puede costar entre 1.200 y 2.500 euros.

Programas de refuerzo gratuitos

Los programas de refuerzo escolar implantados en varias localidades o comunidades autónomas son, en la mayoría de los casos, gratuitos. Ofrecen a los estudiantes de Secundaria la posibilidad de acudir durante el periodo estival a un instituto para recibir clases de apoyo y participar en jornadas de estudio bajo la supervisión de un tutor. Los programas de colegios abiertos en verano están centrados en actividades lúdicas, pero algunos incluyen sesiones de estudio tuteladas.

Ofrecen a los estudiantes de Secundaria la posibilidad de acudir durante el periodo estival a un instituto de su localidad para recibir clases de apoyo

Uno de los más recientes es el ‘Recupera’t a l’estiu’, iniciado este verano por la Consejería de Educación de las Islas Baleares. Gracias a esta iniciativa, más de 700 alumnos acuden a 13 institutos públicos donde reciben clases de refuerzo en matemáticas, lengua castellana y lengua catalana. Más veterano es ‘Gente con Clase’, que desarrolla desde hace cinco años el Ayuntamiento de Sevilla en varias zonas de la ciudad. Ofrece clases de apoyo y refuerzo gratuitas a casi 300 estudiantes de 6º de Primaria y a todos los cursos de Secundaria, durante los meses de julio y agosto.

Por otra parte, en la Comunidad Valenciana se estrenó el pasado verano el programa de atención extraordinaria y refuerzo ‘EXIT’, dirigido a alumnos de 3º y 4º de ESO con dificultades en matemáticas, castellano, valenciano e inglés. Estos estudiantes, que reciben clases de apoyo durante el mes de julio en diferentes institutos públicos de la comunidad, cuentan con la posibilidad de realizar al final del mes una prueba. Si la superan, estarán libres de realizar el examen extraordinario de septiembre.

En Castilla y León, los alumnos de 4º de ESO de centros sostenidos con fondos públicos pueden asistir a clases de refuerzo en julio gracias al ‘Programa para la mejora del éxito educativo’. Los estudiantes reciben, como máximo, una hora de lengua castellana y literatura, una hora de matemáticas y dos horas de estudio dirigido, durante cada mañana de lunes a viernes.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones