Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Exámenes de septiembre

El miedo a suspender, el calor o la falta de concentración generan una gran sensación de ansiedad entre los estudiantes que puede llevar al fracaso escolar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 7 septiembre de 2006

Los exámenes de septiembre generan en los estudiantes un gran estado de nervios y angustia que, en algunos casos, puede derivar en fracaso escolar, principalmente porque para muchos es la última oportunidad de superar el curso o de ‘pasar limpio’. Es lo que se conoce como ansiedad anticipatoria, una sensación que provoca en el alumno un enorme miedo al suspenso y que puede llevarle bien a estudiar con más ganas o bien a darse por vencido y decidir no presentarse a los exámenes. Durante el verano, esta sensación se agudiza debido a factores como el calor, por lo que los exámenes de septiembre son una verdadera agonía para muchos. Aprender a controlar los nervios y preparar bien la materia son claves para mantener la tranquilidad.

Cómo controlar los nervios

Algunos expertos aseguran que tener ansiedad antes de un examen es normal e, incluso, beneficioso, puesto que mantiene activas las facultades intelectuales y puede motivar las ganas de estudiar. El problema surge cuando esa ansiedad excede los límites y deriva en angustia o en un intenso estado de nervios. Para evitarlo, Mónica Fontana recomienda buscar “un sitio afable para estudiar, fresco y no excesivamente veraniego, estudiar acompañados, evitar pensamientos irracionales que anticipan un resultado, aprender a relajarse y salir un rato cuando uno se encuentren bloqueados por cansancio o nerviosismo”.

/imgs/2006/12/aulas44.jpg

También es importante recurrir a la planificación del tiempo y a unos horarios realistas, que se puedan cumplir, pero, sobre todo, conseguir mantener la calma. Según un estudio sobe el “Tratamiento de la ansiedad ante los exámenes mediante exposición a entornos de realidad virtual”, llevado a cabo por la Universidad de Barcelona, las situaciones que producen más ansiedad son estudiar el día anterior al examen, la mañana del examen, el desplazamiento en trasporte público, esperar en el pasillo, los comentarios de los otros compañeros, esperar sentado en el aula, el reparto de los exámenes y el momento de leer las preguntas. Ante todas estas situaciones, hay que detectar lo antes posible la aparición de la ansiedad y poner en marcha una serie de estrategias para combatirlas, como pueden ser:

  • Buscar un ambiente tranquilo en el que se pueda permanecer sin molestias y en una posición cómoda.
  • Practicar la respiración abdominal, que proporciona una mayor cantidad de oxígeno, y aprender a identificar el estado de tensión en los músculos para relajarlos inmediatamente.
  • Identificar los pensamientos negativos (‘No me va a dar tiempo’) y cambiarlos por otros más racionales y positivos (‘Voy a aprovechar el tiempo que tengo’).
  • Evitar pensar sólo en la nota final, despreocuparse del resultado, y tener confianza en que todo va a ir bien.

En los últimos años, diversos centros universitarios han diseñado programas de intervención psicológica para el manejo de la ansiedad ante los exámenes. En ellos, se enseña a los estudiantes las técnicas para el control de la ansiedad, que les ayudan a mejorar su rendimiento y a eliminar los posibles pensamientos destructivos. “Este rendimiento escolar se evalúa mediante la realización de exámenes periódicos, para conseguir trabajo hay que superar pruebas de selección, exámenes psicotécnicos, etc. Por ello, la ansiedad de prueba o ansiedad de evaluación se ha convertido en los últimos tiempos en un problema de gran envergadura no sólo desde un punto de vista educativo, sino también social y clínico”, reconocen desde SEAS.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones