Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años

Permite acceder a los estudios superiores a quienes no poseen la titulación requerida para ingresar en la universidad

Primaria, Secundaria, Bachillerato y finalmente la universidad. Esta es la trayectoria habitual que siguen normalmente los estudiantes de nuestro país para iniciar sus estudios universitarios y alcanzar una titulación superior, pero no la única. Aquellos alumnos que interrumpen sus estudios en alguna parte de este camino por determinadas causas, como el fracaso escolar, la necesidad de incorporarse al mercado laboral o simplemente por que en su momento optaron por otra vía formativa diferente a la que conduce a los estudios universitarios, también pueden acceder a la universidad directamente mediante la superación de una prueba específica: la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años.

El examen

La prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años está orientada a valorar la madurez e idoneidad de los estudiantes para cursar con éxito los estudios universitarios, evaluando tanto las destrezas académicas básicas, tales como la comprensión de conceptos, el uso del lenguaje o la capacidad de análisis y síntesis, como la habilidad en aquellas materias que se refieren concretamente a las titulaciones que desean cursar. El contenido de los ejercicios que componen la prueba es diferente en cada universidad, aunque en todos los casos se estructuran en dos partes definidas:

  • Parte común: esta parte consta de tres ejercicios, un comentario de texto, un ejercicio de lengua castellana y otro de lengua extranjera. Asimismo, en aquellas comunidades con otra lengua cooficial se puede establecer un ejercicio adicional referido a esta lengua.

  • Parte específica: esta parte de la prueba se corresponde con cada una de las cinco opciones vinculadas a las titulaciones que hayan elegido los estudiantes. Consta de tres ejercicios, dos de las materias obligatorias de cada opción y uno elegido libremente entre las materias optativas. Así, los que opten por la vía científico-tecnológica se examinarán obligatoriamente de matemáticas y física; los de ciencias de la salud, de biología y química; los de humanidades, de literatura e historia de España; los de ciencias sociales, de matemáticas aplicadas a las ciencias sociales e historia de España, y los de artes, de dibujo artístico e historia del arte.

    En la parte específica hay que obtener una media igual o superior a 4 puntos

    En cuanto a la evaluación, cada uno de los ejercicios se puntúa con una calificación de 0 a 10 puntos. Posteriormente, se calcula la media aritmética de las calificaciones obtenidas en los ejercicios que componen la parte común y la media aritmética de los ejercicios de la parte específica. En este caso, hay que tener en cuenta que si la media obtenida en esta parte es inferior a 4 puntos, el estudiante será declarado directamente no apto; finalmente la calificación final será el promedio de la calificación obtenida en ambas pruebas, declarándose apto aquel estudiante que obtenga un mínimo de 5 puntos.

    Prepararse

    “Indique de que tipo son las relaciones interoracionales que se dan entre los miembros de la siguiente oración compleja”; “origen, formación y características del Grupo poético del 27”; “la autarquía en el Franquismo”… estas son algunas de las cuestiones a las que se tuvieron que enfrentar en las pruebas de acceso para mayores de 25 años los estudiantes que se presentaron a la convocatoria del 2008 en la Universidad Complutense de Madrid. Evidentemente, si el alumno no se ha preparado con anterioridad es muy difícil que llegue a superar con éxito la prueba, de hecho, el índice de aprobados de este examen no es muy alentador, tan sólo un 45% de los presentados en el 2007 consiguieron superar la prueba con éxito.

    Algunas universidades organizan cada año cursos específicos preparatorios para la prueba

    La falta de hábito de estudio o las incompatibilidades con las obligaciones laborales o familiares pueden ser algunas de las causas de este bajo índice de aprobados, por eso, algunas universidades, paralelamente a la convocatoria de las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 años, organizan cada año cursos específicos preparatorios que ayudan a los estudiantes a retomar los estudios con éxito y los preparan específicamente para los contenidos que se abordarán en las pruebas que se realicen en ese mismo centro universitario. Estos cursos, que suelen tener una media de seis meses de duración y se imparten en horarios de tarde y fines de semana, facilitan el estudio del contenido de los programas de las asignaturas que integran la prueba mediante clases presenciales impartidas por profesores de universidad especialistas en las distintas materias, lo cual permite a los alumnos prepararse para todas las asignaturas o en algunos casos para aquellas que consideren necesarias.

    Paginación dentro de este contenido


  • Te puede interesar:

    Infografías | Fotografías | Investigaciones