Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Vizcaya podría acoger uno de los laboratorios de investigación más importantes del mundo

El ESS abrirá la puerta al tratamiento del cáncer con radioterapias de protones o neutrones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 3 marzo de 2006
La Fuente de Espalación Europea (European Spallation Source, ESS) podría ubicarse en Vizcaya. El Gobierno central y el Vasco se han comprometido ya a aportar 300 millones de euros si finalmente la Unión Europea (UE) se decanta por situar esa gran instalación científica en la provincia vasca, donde está en marcha la construcción de un equipamiento similar, pero de ámbito nacional. Si la UE optara por la candidatura española, el proyecto inicial sería absorbido por el europeo y el gran laboratorio de investigación resultante se convertiría en uno de los tres más importantes del mundo en su campo, junto con los que se construyen actualmente en EE.UU. y Japón.

Científicos de la Universidad del País Vasco (UPV) propusieron en 2002 a la Diputación de Vizcaya y al Ejecutivo autónomo la construcción, en los alrededores del Gran Bilbao, de una fuente de neutrones por espalación, una instalación con aplicaciones científicas e industriales, así como en la lucha contra el cáncer.

Después de dos años de parón, el Gobierno Vasco retomó el proyecto en enero de 2005 y, un mes después, la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, anunció que el Ejecutivo socialista apostaba por la gran instalación. Posteriormente, en el acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado, PNV y PSOE se comprometían a sacar adelante la iniciativa.

Tratamiento del cáncer

Los sectores de automoción, turbinas, ingeniería, industria eléctrica y electrónica, y aeronáutica tendrían en la ESS o su equivalente nacional una herramienta sin igual para comprobar los defectos de los materiales con los que trabajan. Este centro abrirá la puerta al tratamiento del cáncer con radioterapias de protones o neutrones -mucho más precisas y efectivas, y menos dañinas, que las actuales-, pondrá a disposición de los médicos nuevos sistemas de exploración, y suministrará radioisótopos de corta vida a los hospitales. Será, además, un laboratorio del que harán uso biólogos moleculares, arqueólogos, físicos, químicos y otros científicos.

Mientras que el laboratorio nacional costaría 300 millones y tendría unos 40 científicos en plantilla, a los que se sumarían los visitantes, la inversión para el europeo ascendería a unos 1.200 millones y el personal científico permanente rondaría los 1.000 especialistas, a los que habría que añadir otros 4.000 temporales.

Cinco candidatos

Pero Vizcaya no es el único candidato a albergar la ESS. El 2 de febrero pasado, un comité científico del Foro Estratégico Europeo para las Infraestructuras de Investigación (ESFRI), encargado de confeccionar el mapa de grandes instalaciones científicas hasta 2020, escuchó, además de a España, a los otros países que aspiran a acoger el laboratorio: Reino Unido (Condado de York), Alemania (Leipzig), Suecia (Lund) y Hungría (Budapest).

La representación española estuvo encabezada por José Doncel, de la Dirección General de Política Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia, a quien acompañaron Joseba Jauregizar, director de Tecnología y Sociedad de la Información del Gobierno Vasco, y tres de los científicos promotores del proyecto: Manuel Tello, de la Facultad de Ciencias de la UPV; Fernando Legarda, de la Escuela de Ingenieros, y Francisco Albisu, de la ingeniería Sener.

La candidatura española fue la única que incluyó un principio de compromiso económico: destinar los fondos previstos para la construcción de la fuente de neutrones vasca a la europea en el caso de que se ubicara en Vizcaya. "Se supone que haríamos el mismo tipo de esfuerzo que para hacer la nuestra", afirma Salvador Barberá, secretario general de Política Científica y Tecnológica.

Dos frentes

Los responsables del proyecto vasco deberán ahora trabajar en dos frentes: el europeo y el nacional. Tendrán que buscar emplazamientos en Vizcaya -el ayuntamiento de la localidad de Barakaldo ha presentado ya una propuesta- para ambas instalaciones y preparar la documentación por duplicado hasta conocer la decisión de Bruselas. Aunque todo indica que los expertos de la UE abogarán por la creación de la ESS, la decisión final será política y no se tomará hasta mediados de año.

El paso siguiente -la localización - se dará antes de finales de diciembre, para que su construcción comience hacia 2009. "Tanto si la UE descarta construir la ESS como si la elegida no es la candidatura española, la fuente de neutrones por espalación de Vizcaya seguirá adelante", asegura Barberá.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones