Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Elikadura

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Labea: nola jakin elikagaiak prestatuta daudela

Labea erabiltzen denean, funtsezkoa da denbora eta tenperatura kontrolatzea, baita elikagaien testura eta itxura ere.

Las cocciones al horno son sencillas… hasta que llega el momento de averiguar si la comida ya está hecha. Seguir las recetas al pie de la letra supone una ayuda importante, aunque no todos los platos que cocinamos proceden de un recetario formal. Por eso es fundamental controlar el tiempo, la temperatura y las manos, que muchas veces se apresuran a abrir la puerta del horno para investigar qué tal va todo y retrasan con ello la cocción o, peor aún, estropean el resultado. Es el típico caso del bizcocho o del soufflé, que pierden con ese gesto su volumen. El siguiente artículo recopila consejos sencillos para saber cuándo los alimentos ya están cocinados sin perder tiempo, calor ni texturas.

1,8
1,8

Elikagaiak labean prest dauden jakiteko aholkuak

El tiempo de cocinado difiere mucho según el género que se hornee. La repostería y pastelería requieren en general menor duración: desde los 15 minutos de algunos soufflés en recipientes pequeños, a los 60 o 90 minutos que puede tardar en cocinarse un plum cake. Cuanto más ligero en textura es el alimento, menos tiempo de horneado requiere, si bien conlleva un mayor peligro de que se estropee la preparación, sobre todo, en el caso de los soufflés y masas con levadura.

Egosteko garaian, ez da komeni labeko atea irekitzea, tenperatura asko galtzen baita horrekin.

Durante la cocción, no conviene abrir y cerrar el horno a menudo para comprobar la evolución de los alimentos en su interior, ya que se pierde mucha temperatura (y con gran rapidez) cada vez que abrimos la puerta. Esto es crucial en procesos como la repostería, que exige mantener una temperatura constante para que suba un soufflé, un bizcocho, unos profiteroles o unas galletas y para que el volumen se mantenga.

Horregatik, labean gozogintzako prestakin bat sartzen dugunean, errezetak markatzen digun tenperatura eta denbora ziurtatu behar ditugu lehenik. Oro har, eta orientazio gisa, hau erabiltzen da:

  • Molde altuko bizkotxoak: 180 ºc eta 20 minutu.
  • Xafla bizkotxo edo bolumen txikiko bizkotxoentzat: 200 ºc 10 minutuz.
  • Moldeko soufflé-etarako: 200 ºc eta 30-40 minutu, soufflé motaren arabera.
  • Algo importante para tener en cuenta es que no debemos perder calor al introducir los alimentos. Hay un truco simple para evitarlo. Si la temperatura de cocción debe ser de 200ºC, precalentaremos el horno a 225ºC (un poco más) durante 10 minutos antes de introducir los alimentos. Cuando vayamos a colocarlos, bajamos el termostato a la temperatura indicada y abrimos la puerta. En este proceso tan breve se pierde parte del calor (el que sobraba) y, de ese modo, nuestra preparación comenzará a cocinarse a la temperatura exacta que nos indica la receta.

    Con los tiempos también es importante ser prudentes. Siempre es mejor contar con un temporizador en la cocina para que nos avise del tiempo transcurrido. Si bien algunos hornos cuentan con temporizadores propios, en ocasiones están programados de tal modo que, al transcurrir el tiempo establecido, apagan el horno, aunque el alimento no se haya cocinado del todo. Para evitar esta situación, lo mejor es poner un avisador externo.

    Las recetas de repostería son las más delicadas porque requieren un calor homogéneo y constante. Otros alimentos, como las carnes, las verduras o los pescados no son tan exigentes con las formas. En estos casos, no es tan importante que abramos la puerta de vez en cuando para asegurarnos de cómo va la cocción o para agregar un poco más de caldo o de vino si hiciese falta.

    Haragi edo arrain bat erreta dagoen jakitea nahiko erraza da.

    • Pescado. Por lo general, cuando la espina se separa con facilidad del resto del cuerpo, ya tenemos indicios de que el pescado está en su punto. Es el momento de sacar del horno y servir. Los pescados suelen tener un tiempo de asado de unos 20 minutos, aunque esto depende del tamaño, la cantidad y el modo en que hayamos cortado las piezas.

    • Haragia. Haragia egosteko denbora aldatu egiten da, gogortasunaren eta ebakiduren arabera; hala ere, erretzeko egokiak dira lehen mailako haragiak, hala nola, miliak, bizkarrak, kotak edo saihetsak.

      • Haragia duten haragien kasuan, berriz, arrainaren antzekoa da: hezurra erraz bereizten denean, kozinatuta daudela esan nahi du.
      • Haragi-zatiak erretzen ditugunean, burruntzalezko termometroa erabil dezakegu, piezaren barruan ziztatzen dena. 60º C-tik gora dagoenean, haragia prestatzen hasten dela esan daiteke. Une horretatik aurrera, gustu pertsonalean dago egosketa-denbora gehiago edo gutxiago uztea.

    Laberatu daitezkeen gainerako produktuetarako (frutak eta berdurak, adibidez) kanpoko itxura eta testura adieraziko digute bakoitzak zein puntutan egosten duen.

    Erre edo txingarretan erre?

    Labean janaria prestatzeko, erre edo txingarretan erre, nahiz eta bi terminoek ez duten esanahi bera.

    • Egostea tenperatura nahiko altuan eta giro lehorrean egiten da, hau da, elikagaia naturala edo usaingabea eta usaingabea da.
    • Brasatzea ere tenperatura altuarekin egiten da, baina labearen barruko giroa ez dago lehor. Sukaldean egiten dugun janariaz gain, gantza eta elementu likidoren bat ere (salda edo ardoa, adibidez), barazkiekin batera.

    RSS. Sigue informado

    Hau interesa dakizuke:

    Infografiak | Argazkiak | Ikerketak