Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Elikadura

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Nola ebaki tipula bat negar egin gabe

Tipulak mozten direnean, malkoak saihesteko sekretua labana eta taula egokiak erabiltzen ari da

Img como cortar cebolla llorar hd Irudia: belchonock

Ni colocarse una cáscara de cebolla sobre la cabeza, ni taparse la nariz con unas pinzas para la ropa, ni manipular esta hortaliza con gafas de bucear. El secreto para cortar cebollas sin lágrimas no está en los mitos, sino en el cuchillo, en la tabla y en mantener cierta distancia respecto a la superficie de trabajo. En este artículo se explica por qué las cebollas provocan lágrimas y cómo evitar que esto suceda, desde el momento en que se compran hasta la hora de cocinar.

1,8
1,8

Nola saihestu malkoak tipulak moztean

Malko-jarioa saihesteko lehen aholkua ez dago sukaldearekin lotuta, merkatuari baizik. Erosteko unean, komeni da kalitate aparteko tipulak hautatzea, heltze-puntu ona eta ez oso handiak. Azal fina badute, errazago zuritu ahal izango dira.

  • Etxean, kipulak garbitu aurretik garbitu egiten dira, eta, ondorioz, puntu sulfuratu hori jaisten da azalean. Horrela, lehen malkoak saihestuko dira.

  • Labana aukeratzea funtsezkoa da. Ahal izanez gero, “tipula-aiztoa” edo “sukaldari-labana” erabiltzea komeni da, oso ongi zorroztuta eta hostoan koska gabe. Horrelako aiztoak, haragia birrindu gabe, tipulan sartzea lortzen du. Ondorioz, zukuak ez dira mukoetarantz irteten.

  • Para evitar los malos ratos con la cebolla, la tabla de cortar es otro gran aliado. Si es de resina, mejor. Es importante acostumbrarse a usarla porque ayuda a mantener la cebolla y sus aceites alejados del cuerpo. Y es que gran parte de las lágrimas tienen que ver con querer cortar las cebollas como nuestras madres y abuelas: con el cuchillo de toda la vida, en la mesa familiar y en sitios con corrientes de aire.

  • Las lágrimas también se evitan con una manera de cortar adecuada. Para ello, se coloca la cebolla sobre la tabla y se hacen dos cortes: uno en la parte del tallo y otro en la base. A continuación, se realiza un corte transversal, de modo que se parte la cebolla en dos, en el mismo sentido de sus capas. Con esta sencilla operación es posible acceder con facilidad a la piel y tirar de ella hacia fuera para eliminar la primera capa de la cebolla. Tras retirar los desperdicios (muy importante), quedarán sobre la tabla dos mitades limpias y listas para cortar según se prefiera: en brunoise (daditos muy pequeños), en juliana (tiras finas) o en paisana (dados un poco más grandes, como para pisto), entre otras.

Kipulak: zergatik egiten digute negar?

Tipularen olio esentzial sulfuratuek malkoak eragiten dituzte mukosekin eta begiekin kontaktuan jartzean

La cebolla es una hortaliza muy común en nuestra gastronomía y se utiliza en casi todo el planeta. Existen más de 500 variedades y se adapta muy bien a los climas templados, por lo que es muy fácil de encontrar y de cultivar. Las cebollas son primas hermanas de otras hortalizas como el puerro, la cebolleta y el cebollino. El denominador común es que el bulbo, que está enterrado, es la parte comestible, mientras que la parte superior, el tallo, se convierte en flor.

Una de las características de estas hortalizas es su alto contenido de aceites esenciales sulfurados, muy volátiles y picantes. Además de proporcionar un sabor característico, estos aceites son los responsables del olor de las cebollas, un aroma muy especial que se dulcifica con el cocinado, pero que en crudo nos hace llorar, cuando entra en contacto con las mucosas y los ojos. El efecto es inmediato y bien conocido por todos: lagrimeo, congestión, ardor… Incluso ganas de abandonar la cocina.

Tipula bat helburu bakoitzerako

Las variedades de cebolla más consumidas en nuestro entorno son las blancas y las amarillas, que se utilizan para elaborar sofritos, salteados, caldos, sopas y salas. La cebolla roja, por su sabor dulzón y porque aporta color al resultado final de un plato, se emplea con frecuencia solo para guisos y salsas, así como la cebolleta fresca (también denominada “de manojo” o “dulce”) es idónea para consumir en crudo, cortada muy fina, en ensaladas y tapas.

Tipulina, oro har, apaingarri eta aromatizatzaile gisa erabiltzen da, eta, beraz, azken orduan eransten zaie bukatutako platerei (edo amaitzear daudenei), freskotasun eta nortasun ukitu bat emateko errezetari.

RSS. Sigue informado

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak