Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Haurtxoa > Haurdunaldia

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Gurasoak: abortua nola bizi duten

Gizonak ere galdu du haurtxoaren galera, baina ezkutatu egin dezake bikotekideari laguntzeko

Img hombre triste Irudia: Scott Liddell

Hombres y mujeres muestran un patrón distinto de duelo cuando pierden a su bebé tras un aborto espontáneo. Ambos sufren y en ocasiones, el varón lo hace de un modo muy intenso. Asumir el aborto en clave masculina implica no descuidar su dolor, a pesar del lógico apoyo que quiere ofrecer a su pareja. Ello explica que, como se describe en este artículo, el duelo del hombre llegue más tarde que en la mujer, cuando ve que su pareja se encuentra mejor. En cualquier caso, hay varones que no se permiten (porque no saben o no o pueden) manifestar su pena y, en ocasiones, incluso enferman.

1,8
1,8

Gizonak ere sufritzen du umea galdu duelako

Abortuaren ondoren, gizakiak eragin emozionala du, eta gainditu egin behar du

Un aborto espontáneo supone un duro trance para quien espera con ilusión el nacimiento de un hijo. El consuelo se suele dirigir con mayor intensidad hacia la mujer, puesto que es ella la que sufre en su cuerpo la pérdida física del bebé. De esta manera, existe el riesgo de que el hombre, en cierto modo, quede al margen de lo sucedido. Sin embargo, él también sufre la pérdida con intensidad, que causa un impacto emocional que debe superar.

Distintos estudios demuestran que el hombre sufre con un aborto más de lo que se suele creer, ya que, con frecuencia, enmascara su tristeza, que pasa inadvertida para los demás. La investigación ‘La perspectiva del padre durante el embarazo’ realizada por Joann O’Leary y Clare Thorwick, de la Universidad de Minessotta (Estados Unidos), concluye que los varones desean no ser ignorados ante la pérdida de su bebé. Pero, a pesar de esto, se esfuerzan en parecer fuertes para proteger a su pareja.

Gizonezkoen klabean abortua hartzea Mónica Álvarezek, duelu gestazionaleko eta perinataleko terapeuta espezialistak, uste du gizonak eta emakumeak deskontsolatzen ari direla abortatu ondoren; baina beste era batera egiten dute.

“Elduk modu irmoagoan bizi du duelua”, dio Álvarezek. Umetokia garbitzeko ebakuntza kirurgiko batetik pasatu behar du, edo “itxarokizun den prozesu” batetik, non gorputzak modu naturalean gelditu behar baitu haurraren gorpuzkiak.

Gizonezkoen mina ez da beti begi-bistakoa, haurdunaldian inplikazioaren araberakoa da

Gizonari, agian, gehiago kostatzen zaio galera hartzea, terapeutak apuntatzen du, “fisikoki ez baitu inolako agurrik jasaten”. Bai, ordea, emakumearen bidez bizi daiteke. Askotan, gizakiak hautematen duena emakumearen min fisiko eta emozional urratzailea da. Beraz, bere esperientzia, hein handi batean, gizonak bikotekidearekin duen inplikazio-mailaren araberakoa izango da. Abortu baten aurrean, gizonaren beldurrak

El hombre que pierde a su bebé se enfrenta a un doble reto. Por un lado, debe vivir la pérdida de su hijo. Y, por otro, experimenta la “impotencia de sentir que no puede hacer mucho por la mujer a la que ama“. Es probable que, en muchos casos, el varón deje de lado su propio dolor y duelo; sobre todo, si hay complicaciones y la salud de la mujer se resiente. En tal caso, “se volcará aún más en ella, para apoyarla, cuidarla y mimarla”, matiza Álvarez.

Esta forma de actuar, “en la que el miedo a perder a la mujer que ama eclipsa de alguna manera el dolor por el hijo perdido”, puede dar lugar a interpretaciones erróneas, apunta la especialista. Algunas mujeres entienden que él no quería tanto al bebé. Sin embargo, lo que hay es “una diferente interpretación de la realidad”, puntualiza la terapeuta.

Abortuaren ondoren gizakiaren dolua emakumearengan baino beranduago iristen da

Cada vez es más frecuente que un hombre sea capaz de enfrentarse a sus emociones y de mostrar su dolor, su enfado e incomprensión. Sin embargo, la sociedad les ofrece, por lo general, menos espacios para expresar sus vivencias y procesos emocionales. Ello explica que, con frecuencia, “el hombre manifieste su duelo más tarde” que la mujer, explica Álvarez. Y lo hará cuando vea que ella se encuentra mejor, tanto física como anímicamente. “Solo entonces muchos se dan permiso para bajar la guardia”, asegura la terapeuta.

En algunos casos, si el hombre no encuentra la forma de expresar sus emociones del modo que necesita, el dolor se puede manifestar, incluso, en su propio cuerpo, afirma la terapeuta. Tal vez con “una fuerte gripe, que le obligue a meterse en la cama y retirarse de su mundo”. Solo así se permitirá a sí mismo “ser cuidado y mimado”, concluye Álvarez.

RSS. Sigue informado

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak