Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Haurtxoa > Haurra

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Haurraren ametsa, nola funtzionatzen du?

Zortzi hilabetetik aurrera, haurraren atseden-zikloak helduen antzekoak izaten hasten dira

Img bebe dormido Irudia: Omer Ziv

Desde que está en el útero materno, el bebé alterna ritmos de sueño y vigilia de manera natural. Una vez que nace, sus ciclos y fases del sueño funcionan de forma muy diferente a la de los adultos. El sueño del recién nacido es más activo durante los tres primeros meses de vida. A partir del tercer mes los ciclos de descanso se alargan y el sueño profundo aumenta; y con medio año, ya comienza a parecerse al del adulto. Este artículo analiza las fases del sueño en los bebés y sus funciones.

1,8
1,8

Jaioberriaren ametsa, nola funtzionatzen du?

Haurtxoaren ametsak ezaugarri bereziak ditu jaiotzen denetik lehen bizpahiru hilabetera iritsi arte. “Loaren Nahasmenduen inguruko Praktika Klinikoaren Gida Lehen Mailako Atentzioan” (Osasun Ministerioak argitaratua), hiru lo mota ezberdin bereizten ditu jaioberriek bizitzako lehen etapa honetan:

  • Amets aktiboa: gorputzean gorputz mugimenduak eta begi azkarrak daude haurtxoan. Haurrak adin horretan duen lo-denboraren% 60 da.

  • Lo lasaia: haurra lasaiago dago, besoak eta hankak flexionatuta.

  • Amets zehaztugabea: ez ditu betetzen amets aktiboaren eta lo lasaiaren ezaugarriak.

Jaioberria egunean 16 orduz baino gehiagoz lo egiteko gai da

Durante estos primeros meses, el bebé puede dormir más de 16 horas al día. Distribuye su sueño a lo largo de la jornada combinándolo con periodos de vigilia. El sueño se presenta en varios ciclos (tres o cuatro) de unos 50 o 60 minutos de duración cada uno, en los que alterna una secuencia de sueño activo, seguida por otra de sueño tranquilo.

Haurtxoaren atsedena hiru hilabetetik aurrera

El niño, a partir de los dos o tres meses, combina etapas de sueño denominadas fases REM (Rapid Eye Movement, fases de movimiento rápido de ojos), que se caracterizan porque, durante ellas, el pequeño presenta una respiración y un ritmo de latidos cardiacos irregulares, con fases de sueño No-REM, un sueño más tranquilo y profundo. Durante la fases REM, el bebé experimenta movimientos oculares rápidos (de ahí su nombre) y muecas faciales, como sonrisas y chupeteos.

Los ciclos de sueño de estos bebés se alargan hasta los sesenta e, incluso, setenta minutos. Y, a diferencia de lo que ocurre en los recién nacidos, se inician con una fase de sueño tranquilo (No-REM), a la que sigue una fase de sueño más activo (REM). El pediatra Gonzalo Pin, director de la Unidad Valenciana del Sueño Infantil, destaca en su informe ‘Particularidades de los trastornos del sueño en la edad pediátrica’ la importancia de esta edad “para el inicio de posibles problemas del sueño“.

Loa sei hilabetetik aurrera

Haurtxoaren lo-orduak gutxitu egiten dira adinean aurrera egin ahala. Pinen ikerketen arabera, sei hilabetera, haurrak lo egiten duen denbora hamahiru eta hamalau ordu bitartekoa da. Eta REM loaren faseak, aktiboagoa eta sakontasun txikiagokoak, erdira murrizten dira (% 30).

Zortzi hilabetetik aurrera, loa helduenaren oso antzekoa izaten hasten da

A partir de los ocho o diez meses, la organización de los ciclos del sueño comienza a ser muy parecida a la del adulto. A esta edad, las fases REM (que se entremezclan con las fases de descanso más tranquilo) representan el 25% del sueño total del bebé y los ciclos se alargan hasta alcanzar una duración de alrededor de 90 minutos, muy similar a la de los adultos.

Loaren funtzioak haurtxoan

¿Tienen los mismos efectos las distintas fases del sueño del bebé? La ‘Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria’ señala que, al ser diferentes las fases REM y No-REM, su función también varia. Mientras que el sueño No-REM, más tranquilo, sirve para restaurar las energías gastadas durante el día y para liberar la hormona del crecimiento, la fase REM “ejerce una función específica en la consolidación del aprendizaje, así como en procesos de atención y memoria”.

Al tener funciones diferentes, la falta (o disminución) de cualquiera de los tipos de sueño en los niños produce, también, un efecto distinto. Por una parte, la menor presencia en el sueño de la fase No-REM provoca “retraso del crecimiento y menor regeneración de tejidos”. Por otra, la falta de sueño REM produce efectos negativos de tipo cognitivo y de conducta, así como dificultades para una correcta interacción social.

RSS. Sigue informado

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak