Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Haurtxoa > Haurrak > 4 urte baino gehiago

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Osasuntsu jatea: gurasoak eta seme-alabak elkarrekin

Helduek elikadura-ohitura txarrak eraman ditzakete, zuzendu behar dituztenak, haurrei elikadura osasungarriaren gakoak erakutsi ahal izateko

Img restaurante Irudia: Tetra Pak

La educación alimentaria es un hábito que deben aprender adultos y niños juntos en casa. Para ello, como se recoge en este artículo, los padres deben conocer la regla del diez para introducir nuevos alimentos, así como tener persistencia con los alimentos más complicados para el pequeño. También deben tener en cuenta que en cualquier caso, ni los premios ni los chantajes con la comida funcionan: no se debe castigar con la comida.

1,8
1,8

Funtsezkoa da haurren dietan elikagai berriak sartzea, baina zaila da. Eskuoihala bota aurretik, elikagai bakoitzarekin hamar saiakera egitea gomendatzen dute adituek. Baina, batez ere, funtsezkoa da norberaren gustuen gidari ez izatea, haurrari ohitura txarrak kutsatzeko arriskua baitago.

La resistencia de los más pequeños a probar sabores y texturas nuevas es normal. No se quiere abandonar lo conocido y no siempre la primera vez que se prueba un nuevo alimento gusta. Además, el primer año de vida, cuando se comienza a ampliar el menú, también es el momento en el que el apetito se reduce, puesto que los requerimientos nutritivos son menores. Son meses delicados pero muy importantes, cuyo éxito dependerá en gran medida de los progenitores. A los tres años, se deberá haber expuesto al niño a la gran mayoría de alimentos.

Irakatsi eta jaten ikasi, gurasoak eta seme-alabak

Enseñar a comer es una gran lección que se ofrece a los hijos. También una manera de prevenir la obesidad infantil, puesto que los alimentos rechazados son, a menudo, los más sanos. El niño que come de todo se alía con pautas saludables y puede disfrutar de un amplio abanico de posibilidades. La oportunidad de educar buenos hábitos alimentarios a un niño lo es, también, para toda la familia. El momento de enseñar puede ser aprovechado por los adultos para reaprender a comer.

Osasuntsu jaten erakusteko garaia aprobetxatu daiteke berriro ikasteko Haurren elikadura planteatu behar da helduen menuari buruz hausnartzeko. Gustuak eta maniak zalantzan jartzeko prest egon behar da. Hazi ahala, ohiturak hartu eta apetatsuak berresten dira. Aita denean, gainera, eredu horiek eredugarriak dira; beraz, adi egon behar da.

Desayunar mal, o no hacerlo, es la peor lección que puede recibir un hijo. Por el contrario, si se comparte una pieza de fruta, se nombra a los pequeños encargados de hacer las tostadas y se añade la leche, la miel o cacao a la primera comida del día, se cumple la teoría de los vasos comunicantes: lo que es bueno para mí, lo es para ti. Lo mismo ocurre con la cena: si el niño ve que sus padres se sientan en la mesa y optan por raciones ligeras, que incluyan las verduras, los cereales, la fruta y, si hiciera falta, una porción de proteína, así actuará él mismo.

Elikagai berriak sartzeko hamarreko erregela

La primera vez que un niño prueba unas natillas es difícil que las rechace. El sabor dulce es el más primario y desde pequeño se ha familiarizado con él: la leche, también la materna, es rica en lactosa, es decir, en azúcar. Sin embargo, la primera vez que ingiere verduras es fácil que muestre resistencia: el sabor es extraño y ajeno, a pesar de que la lactancia materna facilita que el niño haya probado de manera sutil sabores que la madre ingiere. Conforme se acostumbra el paladar, se admite lo nuevo e, incluso, se recuerdan sabores lactantes. Por eso, algunos estudios apuntan a que la alimentación de la madre lactante condicionará los gustos futuros del niño.

Hamar aldiz saiatu behar da haurrak baztertutako elikagaia onartzen

Gogoratzeko arau erraz bat dago. Hamar aldiz saiatu behar da baztertutako elikagai bat onartzen. Hainbat modutan, une desberdinetan, inoiz ez obligazioaren bidez, baina bai behin eta berriz eta, jakina, inoiz ez plater bat gehiago gustatzen zaion beste baten ordez.

La aceptación se debe lograr con todos los alimentos. Nunca hay que descartar ni renunciar a ninguno porque entonces se cuestionará la norma de que todos son válidos. Si al niño le cuesta admitir los espárragos, igual que las verduras crudas, como el tomate o las lechugas, se puede atrasar el momento de incluirlas, pero no olvidarlas. A los tres años, el niño deberá haber probado de todo.

Elikagai konplikatuenekin jarraitzea

Formula batzuek sendotzen dute jaten irakasteko helburua. Lekaleek haurren dietan egon behar dutela ohartzen bagara, hainbat konbinaziotara jo dezakegu, baina inoiz ez horiei uko egin. Garbantzuak zoparekin lagun daitezke, dilistak arrozarekin nahastuta, lekak urdaiazpikoarekin apainduta eta zuriak barazkiekin.

Frutekin, onenak aukeratzeaz gain, zaporetsuenak eta sasoikoenak, berriz ere gozagarriak direla azpimarratu behar da. Jogurta ere ez da komeni, aberatsagoa izan dadin; horrela, denbora batez engainatzea lortzen da.

Janaria ez da zigortu behar

Haur bat denetarik jatea lor daiteke. Gainera, baliteke jantoki bat berriz heztea eta ona bihurtzea. Baina ez da erraza. Ahalegina egin behar da. Denbora eta tolerantzia behar ditu. Batzuetan eraginkorragoa da elikagai osasungaitzak ez debekatzea eta osasuntsuei lekua egitea.

Haurrak sistematikoki uko egiten badio, alferrikakoak dira oihuak, haserreak edo zigorrak. Koherentzia izan behar da eta gurasoek haurrak adina jan behar dute. Lortzen ez bada, hartutako denbora amaitutakoan, platera kendu eta hurrengo bazkarian aurkeztuko zaio.

1,8

RSS. Sigue informado

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak