Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Zergatik deitoratzen gaitu txakurrak aurpegia?

Aurpegian, mihiztatzea oso atsegina da gure kantxan, eta sarritan sentitzen dugu minari babesa emateko triste gaudenean

El perro demuestra su afecto por las personas de muchas formas. Una de ellas: a través de la lengua. Los lametones del can en la cara, e incluso en las orejas del dueño, no son extraños. Es un cariñoso (y húmedo) beso, en versión canina. Hay estudios que afirman que, además, el animal recibe información de nosotros a través de este músculo. Ello explica que el can sea capaz de saber si estamos tristes o, por el contrario, rebosamos alegría. Ya desde cachorro, el perro aprende a “hablar” con su lengua. Todas estas claves se explican a continuación.

1,8
1,8

Batzuetan, maitasuna erakusteko. Beste batzuetan, berriz, esan nahi dugu, eskuturreko buru gisa onartzen gaituela. Txakurraren ziztada keinua da, eta horrek informazio asko ematen digu.

Txakurraren zaparrada: maitekorra eta musu hezea

Aurpegian zakurraren lanketa ferizia edo muxar maitagarri baten parekoa da

Hay besos de muchos tipos. Los hay que expresan amor, afecto, deseo. Fugaces o prolongados. Y, en el caso del perro, los besos son, sobre todo, húmedos. “El lamido del perro es el equivalente humano de la caricia o de un beso cariñoso“, explica el veterinario Manuel Lázaro. El perro utiliza su lengua para expresar su estima por las personas.

Sin embargo, a pesar de su intensidad, hay poco de erotismo en el potente lametazo en la cara que pueda proporcionarnos un perro. Más bien, es un afectuoso modo de reconocernos, explorarnos y, con ello, saber más de nosotros. “El animal utiliza su lengua para relacionarse y explorar su entorno”, añade Lázaro. Y ello, cuando recibimos un lengüetazo de nuestro peludo amigo, nos incluye a nosotros.

Txakurrak bere hizkuntzaren bidez ere ezagutzen gaitu

Animaliak maite dituztenek beti jakin izan dute. Baina, orain, badirudi zientziak defendatzen duela txakurra pertsonen lagunik onena dela. Londresko Unibertsitateko Psikologia sailaren ikerketa batek erakutsi du kanelek giza emozioei erantzuten dietela eta gure tristura eta angustiarekiko sentikorra dela.

Enpathic-like responding by domestic des humans filmean, Deborah Custance eta Jennifer Mayer doktoreek zuzendutako ikerketa batek etxeko txakurren portaera aztertzen du hainbat giza adierazpenen aurrean. Ondorioa? Txakurrak modu ezberdinean erreakzionatzen du minaren aurrean baino.

Azterketa batek erakusten duenez, mihiztatzeak oso lagungarriak dira giza oinazearen aurrean

Las científicas contrastaron cómo, cuando los humanos se mostraban felices, el can se acercaba a ellos, en su mayoría, con expresión juguetona o de interés. Sin embargo, cuando las personas lloraban, el perro reaccionaba con lamidos en sus manos y cara, les olisqueaba de forma suave y les acariciaba con su cuerpo. Los lengüetazos eran un gesto para mostrar su afecto y soporte ante el dolor humano.

Custance y Mayer no niegan que, en cualquier caso, pueda haber parte de aprendizaje en la húmeda respuesta del perro ante las lágrimas: si en situaciones similares recibieron un premio, es normal que traten de repetirlo. No obstante, para las investigadoras, este estudio experimental confirma que el perro es capaz de “empatizar” con nosotros, de ponerse en nuestro lugar y sentir (al menos en parte) lo que nosotros sentimos. “Lo interpretamos como un contagio emocional”, afirman Custance y Mayer en el estudio.

Txakurretatik, txakurrak bere hizkuntzarekin “hitz egiten” ikasten du

Txakurrak ez du pertsonen aurpegia bakarrik zapaltzen, maitasuna eta maitasuna erakusteko. Batzuetan, heze musu horiek oso mezu desberdinak ezkutatzen dituzte. Beren buruaren buru gisa onartzen gaituzte (gogoan izan txakurra gizarte-animalia bat dela, inguruko jendearekin harreman estuak ezartzen dituena).

Las lengüetadas como forma de señalar sumisión, o aceptación del orden social, son reconocidas por el perro desde su etapa de cachorro. “Chupar la cara de su madre es una conducta habitual para el pequeño”, señala Manuel Lázaro. Sin embargo, para que un lametón implique obediencia, este “debe ir acompañado con otros signos”, apunta el veterinario, como mostrar una orejas más agachadas de lo normal.

En cualquier caso, bien sea para ayudarles a comer, bien para cuidar de su higiene, o tal vez como mensaje, los lametones de la hembra canina se reciben como un gesto natural e instintivo de la cría desde sus primeros días de vida. El amor tiene muchas formas y expresiones. Y, qué duda cabe, los lametones del perro son una de ellas.

Txakurrak aurpegia zergatik amesten digun ulertzeko gakoak

  • Txakurraren lamina gure laztanen edo musu maitekorren parekoa da.

  • Animaliak esploratzen gaitu eta hobeto ezagutzen gaitu mihi horiekin.

  • Azterketa batek dio txakurra gai dela gurekin enpatizatzeko, eta gure oinazeari laguntzen diola lametoiaren bidez.

  • Aurpegia txupatzen duenean, canalek onar dezake.

RSS. Sigue informado

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak