Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Osasuna eta psikologia > Osasun-laguntza

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Esteban López de Sá, Espainiako Kardiologia Elkarteko kidea (SEC)

Bihotz-gelditze bat jasaten duten pazienteen %80k baino gehiagok ondorio neurologiko garrantzitsuak dituzte

  • Egilea: Argitaratze-dataren
  • arabera: Asteartea, 2013ko urtarrilaren 01a

El corazón que deja de latir entraña un riesgo añadido para el cerebro: más del 80% de quienes tienen un paro cardiaco sufren secuelas importantes. Esta cifra y su gravedad varían según la ciudad donde se produzca el episodio. Serán menores, en grandes urbes con buenos y rápidos servicios de emergencias, y mayores, en zonas rurales o menos dotadas de estos recursos. Tanto la población como los médicos pueden trabajar de manera conjunta para minimizar estas secuelas. De un lado, la población general debería aprender a reconocer los casos de parada cardiaca y, hasta que lleguen los servicios de emergencias, aplicar las maniobras de reanimación cardiopulmonar que se enseñan en algunas escuelas y que se deberían recordar en el ámbito laboral. Y, de otro, los médicos pueden aplicar hipotermia, una técnica que consiste en bajar la temperatura corporal para evitar dañar el cerebro. Ambas acciones juntas consiguen reducir en un 61,5% de las secuelas neurológicas, según un nuevo estudio, publicado en la revista ‘Circulation’. En esta entrevista lo explica uno de los autores del trabajo, Esteban López de Sá, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y responsable de la Unidad Coronaria del Hospital La Paz, de Madrid.

Desfibriladoreak espazio publikoetan

Además del masaje cardiaco y la hipotermia, otro pilar del tratamiento para rescatar al afectado por una parada cardiaca con las mínimas secuelas es el uso de desfibriladores, con los que se aplica una descarga eléctrica para que el corazón parado vuelva a latir. En los últimos años, se han ubicado más desfibriladores semiautomáticos o DEAS en espacios concurridos, tales como estadios de fútbol, grandes almacenes y otros establecimientos públicos.

Esteban López de Sák gailu horiek oso erabilgarriak izan daitezkeela esan du leku zabal horietan eta jende asko biltzen delako, bihotz-geldialdiak 100.000 pertsonatik 30 pertsonara gertatzen baitira. Hori dela eta, logikoa da futbol-zelai batean 100.000 ikuslerentzako lekua izatea eta noizean behin bihotzeko gertaera bat gertatzea.


Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak