Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Osasuna eta psikologia > Osasun-arazoak

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Francesc Sanmartí, Bartzelonako Sant Joan de Déu Ospitaleko Epilepsia Pediatrikoaren Unitateko koordinatzailea

Dravet sindromea hilkortasun-tasarik altuena duen tratamenduarekiko erresistentea den epilepsia da

  • Egilea: Egilea
  • arabera: Asteartea, 2012ko irailaren 25a

Irudia: CONSUMER EROSKI

El síndrome de Dravet es una epilepsia refractaria o resistente a los tratamientos que se padece de por vida. Se debe a una mutación genética y se caracteriza por manifestarse en el primer año de vida del lactante. Los afectados deben convivir con serias limitaciones físicas, a menudo acompañadas de retraso cognitivo. Y aunque los tratamientos actuales logran disminuir las crisis que padecen, no siempre ocurre en todos los que sufren el síndrome. Además, esta epilepsia es la que tiene más tasa de mortalidad dentro de los primeros diez años de vida, cifrada entre un 17% y un 18% de los casos. No obstante, recientemente han empezado a llegar buenas noticias: se han publicado estudios de tres series de pacientes que han sobrevivido más de 20 años y, de ahí que se conozca que, con la edad, el número de crisis decrecen, explica en esta entrevista Francesc Sanmartí, jefe de sección del Servicio de Neurología del Hospital Sant Joan de Déu, de Esplugues de Llobregat (Barcelona), coordinador de la Unidad de Epilepsia Pediátrica de este hospital y discípulo de la descubridora de este síndrome, Charlotte Dravet.

Dieta zetogeniko goiztiarra

La dieta cetogénica es otra posible opción terapéutica para los pacientes con el síndrome de Dravet. Es un plan nutricional para lograr que aumenten los cuerpos cetónicos y, con ello, disminuir las crisis de esta epilepsia. Pero para seguirla, los niños afectados deben ingresar en el hospital entre cuatro y cinco días, en los que se evalúa cómo la toleran. Hay diferentes proporciones de esta dieta, como tres a uno o cuatro a uno, lo que significa que por cada tres partes de grasas o proteínas se les da solo una parte de hidratos de carbono, que es lo que más les gusta comer. De hecho, al llegar a la adolescencia y la etapa adulta a muchos afectados les resulta difícil seguirla, según información de Francesc Sanmartí.

Asimismo, para que funcione, es fundamental que se aplique lo más precozmente posible. Si se intenta cuando el afectado ya tiene 10, 11 o 12 años, no surte efecto. Pero esta dieta “aunque puede disminuir las crisis, no es la panacea, sino una posibilidad más, como lo puede ser intentar administrar otro fármaco y que este funcione o no”, advierte Sanmartí.


Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak