Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Elkarrizketa

José Antonio López Trigo, SEGG Geriatria eta Gerontologia Elkarteko presidentea

Helduenek eta haur txikiek dute bero-kolpea jasateko arrisku handiena
Egilea: montsearboix 2013-ko abuztuak 13
Img ja lopez trigo entrev
Imagen: CONSUMER EROSKI

El golpe de calor no avisa. Cuando una persona o su entorno se dan cuenta de que lo está sufriendo, puede ser demasiado tarde. Lo más eficaz es prevenirlo. Por ello, la Sociedad Española de Gerontología y Geriatría (SEGG) da una serie de recomendaciones para evitar estos incidentes sobre todo en ancianos, que son los más vulnerables a sufrir deshidratación: beber aunque no se tenga sed; no salir a la calle en las horas de más sol; no realizar tareas domésticas ni de otra índole que aumenten las necesidades de líquido; vestir ropa adecuada de fibras naturales, colores claros y holgada; y mantener la casa fresca. Todos estos consejos también los recuerda en esta entrevista José Antonio López Trigo, nuevo presidente de la SEGG, médico especialista en Geriatría, profesional del Área de Accesibilidad del Ayuntamiento de Málaga y jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Quirón Málaga.

Bero-kolpe batengatik konorterik gabe dauden pertsonei arreta ematea

A veces, el golpe de calor no solo no puede evitarse, sino que la persona que lo sufre, se desmaya y pierde por completo la conciencia. ¿Cómo hay que actuar cuando está inconsciente? “Hay que colocarla en posición lateral de seguridad, es decir, sobre un lado, por si al volver en sí vomita, para evitar que pase a las vías respiratorias; garantizar la apertura de la boca, para que pase el aire; y tratar de recuperarla con paños fríos. Y mientras con una mano se aplica el paño, con la otra se debe marcar el 112”, explica José López Trigo.

Además, “es posible que estas personas sufran una pérdida de electrolitos, sodio y potasio, que se pueden reponer mediante suero. El médico tiene que valorarlas. Normalmente, ingresan en el hospital y se recuperan de forma rápida cuando se les administra líquido. Una vez recuperadas, vuelven a su domicilio. Pero esta situación también puede provocar la muerte, si no se actúa a tiempo. Por eso, lo más importante es la prevención“, advierte López Trigo.