Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Osasuna eta psikologia

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Pilar Muñoz Calero, Alborada Fundazioko Ingurumen Medikuntzako Kontsultako lehendakari eta zuzendari medikoa Bruneten (Madril)

Substantzia toxikoak gaixotasun askoren detonantea dira

  • Egilea: Argitaratze-dataren
  • arabera: Astelehena, 2014ko apirilaren 28a

La medicina ambiental es una especialidad que puede enriquecer al resto de especialidades médicas, pues se dedica al conocimiento de numerosos contaminantes y sustancias tóxicas y cómo estas influyen en el organismo y en la salud. Hay más de 103.000 sustancias que se han liberado al mercado, sin que en la gran mayoría se hayan analizado sus efectos en la salud humana. Aunque se van conociendo poco a poco, sería preciso aplicar el principio de precaución para minimizar al máximo la carga de tóxicos a los que los ciudadanos se exponen a diario. De hecho, se sabe que la mayoría de las enfermedades se desarrollan por factores medioambientales, según explica Pilar Muñoz Calero, directora médico de la consulta del Hospital de Día Clínico de la Fundación Alborada y miembro de la Academia Americana de Medicina Ambiental. Lo hace en esta entrevista concedida con motivo de la celebración del VII Congreso Internacional de Medicina Ambiental, organizado por la Fundación Alborada, en Brunete (Madrid), y que concitó a numerosos especialistas en la materia.

Toxikoei eta kultura-aldaketari buruzko informazioa

La presencia de los tóxicos en el agua, los alimentos y el aire que respira el ser humano tiene una influencia directa en la salud, y cada vez hay más evidencias científicas al respecto. En fechas recientes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha insistido en reconocer la vinculación entre contaminación del aire y un tipo de cáncer de pulmón. Asimismo, se han relacionado diversas sustancias tóxicas con trastornos como el autismo, la hiperactividad y la fibromialgia.

Pero los contaminantes no son el único tóxico que se debe evitar, sino numerosas sustancias de las que aún se sabe muy poco y que, a largo plazo, podrían ser nocivas. Sin embargo, para aplicar el principio de precaución en la vida cotidiana e impedir la exposición a estas sustancias “se necesita más información y un cambio de cultura. Si no sabemos los efectos que pueden causar en la salud y no nos informamos, es imposible que llevemos a cabo estos cambios”, destaca Pilar Muñoz. La Fundación Alborada, a la que está vinculada, es un espacio reconocido como Zona Blanca, libre de tóxicos y de ondas electromagnéticas.


Iruzkin bat argitaratzen baduzu, datu-babesari buruzko politika onartzen duzu

Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak