Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Elkartasuna

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Enrique Richard, boluntarioa eta ‘Con cartones por la calle’ lanaren egilea

Etxerik gabeko pertsonak ikusezinak zaizkigu, gure kontzientziak eragin baititzakete.

Irudia: CONSUMER EROSKI

Visión selectiva. Así podría definirse cierta peculiaridad que hace que las personas sin hogar resulten invisibles a los ojos de algunos ciudadanos. Enrique Richard lo sabe muy bien. Desde hace diez años es voluntario de Arrels Fundació y “hace la calle”, como le gusta decir, en busca de personas que necesitan compañía. “Luego vendrá, si quieren, lo urgente: la ducha, la comida, el alojamiento…”. Richard habla de restituir derechos “desde el respeto, la aceptación y el cariño”, nunca como una acción de beneficencia. Así lo reclama a través de su blog “Con cartones por la calle” y de un libro con el mismo título, publicado el pasado mes de abril. Es crítico con quienes van tan deprisa en su día a día, “que solo prestan atención a aquello que les interesa”. Lamenta que a menudo no nos preguntemos los motivos por los que una persona carece de un hogar y que caigamos en tópicos que aluden al “deseo” de estas personas por vivir así. “De niños, nadie sueña con ser indigente”, recuerda.

Zergatik agurtzen naiz ni inor ez banaiz?


1,8
1,8

Las personas sin hogar se sienten invisibles. Les hacen sentir así. Enrique Richard recuerda una anécdota. “Un día nos avisaron de que un hombre dormía desde hacía tiempo en el parque de la Guineueta -rememora-. Nos acercamos y decidimos saludarle sin pararnos, con la naturalidad de quien va por la calle repartiendo saludos. ‘Adiós, buenos días…’ Y seguimos nuestro paseo”. “¿Por qué me saludáis si yo no soy nadie?“, respondió el hombre.

Enrique eta Puri, bere boluntario-lanak, entzun egin zioten galdera horri, “antipatia nabarmenarekin”. Orduan, biratu egin ziren, hurbiltzen saiatu ziren, baina gizonak geldiarazi egin zituen. “Marchaos, marchaos! Ni zeu baino hobea naizela ziur nago”, gehitu zuen. Boluntarioek berriz ere egun ona opa zioten eta urrundu egin ziren.

“En su respuesta había rechazo y recriminación”, aclara Enrique, para quien, quizá, la reacción que acababan de presenciar era el resultado de experiencias anteriores en las que “había primado más lo que tiene que ofrecer quien se acerca, que enterarse primero de lo que necesita quien recibe”. “Damos soluciones desde nuestras fortalezas, desde lo que serían nuestras propias angustias”, agrega. “Vamos con prepotencia. Como si nosotros tuviéramos nuestra vida solucionada y pretendiéramos solucionar la del otro. Les tratamos así, como si ellos fueran nadie y nosotros fuéramos todo“.


Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak