Saltatu nabigazio-menua eta joan edukira

EROSKI CONSUMER, kontsumitzailearen egunkaria

Bilatzailea

Fundazioaren logotipoa

EROSKI CONSUMERen kanalak


Kokaleku honetan zaude: Azala > Elkartasuna

Artikulu hau itzulpen automatikoko sistema batek itzuli du. Informazio gehiago, hemen.

Euskarara itzultzeko sistemek aurrerapen handiak izan dituzte azken urteotan, baina oraindik badute zer hobetua. Hobekuntza horren parte izan nahi? Aukeratu esaldi osoak nahieran, eta klikatu hemen.

Fernando Morán, CESAleko Gazteria Saileko koordinatzailea

Krisiak gobernuz kanpoko erakundeei ausardiagoak izan gaitu proiektuak garatzean

Irudia: CONSUMER EROSKI

Fernando Morán es coordinador del Área de Juventud de la ONG CESAL, dedicada a atender a jóvenes de la Comunidad de Madrid con dificultades. Uno de los últimos proyectos en los que está implicado está dirigido a jóvenes en riesgo de exclusión social, a quienes se da formación y se facilita apoyo para realizar prácticas en empresas. Durante este año, un total de 400 han tomado parte en esta iniciativa, en áreas como la la instalación de fibra óptica o la restauración. Precisamente, esta última ha dado lugar a la creación de la Escuela de Hostelería de CESAL. Su éxito está avalado por las cifras. El 75% de los jóvenes que han realizado cursos de cocina se han colocado en restaurantes, después de recibir instrucción por parte de cocineros destacados como Juan Pablo Felipe, Pepe Gorines y Chema de Isidro. La experiencia comenzó en el Distrito de Tetuán con personas y familias que no tenían sus necesidades cubiertas, pero la crisis ha hecho virar el trabajo hacia otros grupos que también requieren ayuda. Así lo explica Fernando Morán en esta entrevista.

Ostalaritza Eskola, errealitate bihurtutako ametsa


1,8
1,8

La Escuela de Hostelería de CESAL para jóvenes en riesgo de exclusión social en Madrid nació como respuesta a las necesidades identificadas por la organización. Los cursos de formación impartidos desde 2007 permitieron la cercanía a estos jóvenes y, por consiguiente, el conocimiento de sus inquietudes e intereses. Había que ir un paso más allá. El recorrido formativo demostró tener éxito, explica CESAL, y jóvenes de distintas nacionalidades comenzaron a acceder al mercado laboral.

1,8

Los datos demuestran que la Escuela de Hostelería cambia vidas. Los jóvenes aprenden a cocinar, a atender a los clientes, a superar momentos difíciles y a hacerles frente de la mejor de las maneras. No en vano, del primer curso de hostelería que se impartió en un local del Barrio de Vallecas se ha pasado a un centro con formación oficial, de la mano de renombrados cocineros.


Hau interesa dakizuke:

Infografiak | Argazkiak | Ikerketak