Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Apuestan por desviar el curso del Mississippi para preservar las costas de Louisiana

El objetivo es que los millones de toneladas de sedimentos que arrastra el río cada año sirvan de parapeto contra huracanes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 septiembre de 2006
Cada vez son más las voces, científicas y políticas, que abogan por desviar el río Mississippi, el acuífero más emblemático de EE.UU., con el fin de preservar las amenazadas costas y marismas de Louisiana. El objetivo es que los 120 millones de toneladas de sedimentos que cada año el río produce y arrastra por su masivo cauce hasta las profundas aguas del Golfo de México, se depositen en las marismas del Estado norteamericano con el fin de que sirvan de parapeto para aminorar el impacto de futuros huracanes.

Esta medida fue adoptada por unanimidad esta primavera por un grupo internacional de especialistas reunido para debatir el futuro costero de Louisiana. Pero la tarea de desviar el río en algún punto de su sinuoso cauce más allá de Nueva Orleans no es sencilla. Por el momento, el lugar más conveniente para realizar esta obra no está fijado. Una posibilidad es cerca de la localidad de Davant, a unos 60 kilómetros al suroeste de Nueva Orleans. Otra opción es cerca de Empire, más próxima a la desembocadura.

A juicio de la doctora Dense Reed, especialista en geología costera, la clave está en dejar de desaprovechar los ingentes sedimentos arrastrados por el río, que con un delta prolongado sobre el Golfo de México, terminan perdiéndose en aguas profundas. Con un cambio de curso eficiente, las aguas embarradas del río podrían pasar por zonas de costa y marismas, con el consiguiente acopio de ricos sedimentos facilitados por la acción natural de olas, corrientes y hasta tormentas.

Según los cálculos de Reed, con esta inyección de sedimentos se podría generar una capa de protección equivalente a un grosor de 1,27 centímetros sobre una superficie equivalente a unos 155 kilómetros cuadrados. Esta cantidad permitiría ralentizar e incluso revertir el proceso de pérdida de marismas sufrido por la zona costera de Louisiana (más de 3.800 kilómetros cuadrados desde los años 30).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones