Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Basura electrónica

PCs y móviles viejos son estorbos que acaban convertidos en peligrosos residuos para el medio ambiente

La basura de la última década poco tiene que ver con la de años anteriores. En los vertidos ahora ocupan un papel protagonista los televisores, electrodomésticos y, últimamente, equipos informáticos y teléfonos móviles. Deshacerse de esta chatarra electrónica de forma adecuada es fundamental, pues los residuos tecnológicos son altamente contaminantes, pero también se pueden reciclar y aprovechar gran parte de sus componentes.

Un final digno

Hasta ahora los países industrializados trasladan el creciente problema de la e-waste

(como se conoce en inglés a la basura electrónica) más que afrontarlo. Es cierto que ya se empieza a reciclar desde el hogar, aunque poco y mal, pero desde algunos países europeos y sobre todo desde Estados Unidos se exporta

la basura electrónica a países del Tercer Mundo de forma ilegal, según advierten las agencias ambientales

. Entre el 50% y el 80% de los residuos tecnológicos recogidos para reciclar en EEUU viajan en barco con destino a algún país asiático, donde en muchos casos son destrozados sin ninguna precaución

para vender los componentes que puedan tener algún valor, mientras que los materiales contaminantes se esparcen por ríos y campos, como denuncia el informe Exporting Harm: The High-Tech Trashing of Asia

.

Al contrario que en otras industrias, donde se contamina sobre todo en el proceso de fabricación (y el fabricante es obligado a tomar medidas y reparar daños), en la electrónica el principal agente contaminante es el producto final en desuso, en manos del consumidor. Éste debe pues asumir la responsabilidad de deshacerse de manera apropiada de la chatarra tecnológica, mientras que le Administración debiera facilitarle el proceso a la vez que garantizar que los residuos reciben el final adecuado. A este tipo de basura se le debe aplicar el tratamiento de las tres erres: Reducir (al máximo la producción de residuos), Reutilizar (darles otro uso o encontrar quien pueda dárselo) y Reciclar (depositarlos en un punto limpio).

ONGs

Hay varias organizaciones que aceptan material informático y teléfonos móviles para destinarlos a proyectos sociales, educativos o del Tercer Mundo. Tal es el caso de la Fundación Bip Bip

, que recoge y repara equipos para donarlos a los proyectos que los soliciten. En los últimos tres años ha conseguido montar 220 aulas con 1.300 ordenadores de las que se han beneficiado más de 65.000 inmigrantes, discapacitados, sin hogar, mayores, toxicómanos y, en general, todo tipo de personas en riesgo de exclusión social.

Existen otras ONGs o proyectos dedicados a recolectar sobre todo ordenadores para ceder a terceros o enviar a países subdesarrollados, como TeSo

, Reciclanet

, Presencia Activa

, Noves Tecnologies per a l’Àfrica

o TeDeSo.

Muchas de estas organizaciones sin ánimo de lucro reparan y actualizan ordenadores viejos o estropeados, aunque no aceptan cualquier cosa. Bip Bip, por ejemplo, acepta PCs con procesador Pentium II o superiores, mientras que TeSo baja el límite a Pentium 100 MHz (instalan Linux o Windows 98 o superior, herramientas de ofimática y de Internet) y además acepta lectores de CD, cables de ordenador, impresoras, monitores, teclados, ratones y discos duros de al menos 800 MB. El resto de equipos no útiles, recomienda TeSo, deben depositarse en un punto limpio.

Puntos limpios

De la misma forma que existen contenedores para el papel o el vidrio, en los establecimientos comerciales se han habilitado más de 3.000 contenedores para recoger aparatos electrónicos de reducidas dimensiones (teléfonos móviles, principalmente). Para gestionar los residuos domésticos más grandes (electrodomésticos, equipos informáticos, etc.) o peligrosos (baterías, pinturas, aceites, etc.) se han creado los llamados Puntos Limpios (‘eco parques’, ‘áreas de aportación’, ‘deixalleries’ o ‘garbigune’, según la zona de España).

Estas instalaciones están destinadas a los usuarios particulares, no a las empresas, y son gratuitas aunque se exige el esfuerzo de cargar con los desechos y transportarlos hasta el punto más cercano, si es que conocemos su ubicación.

No existe ningún organismo encargado de centralizar la información (la OCU

ha agrupado en su página web información de 650 puntos limpios recogida de comunidades y ayuntamientos). El responsable de su gestión suele ser el ayuntamiento, la mancomunidad o las empresas privadas que éstos hayan designado, que se encargarán de transportar los residuos a un centro para su tratamiento específico donde reciben el final adecuado: reutilización, reciclado, valorización energética o eliminación de forma segura.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones