Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Bioplásticos

Una alternativa ecológica a los plásticos convencionales con múltiples ventajas para las personas y el medio ambiente

Envases biodegradables para los alimentos del supermercado, CDs ecológicos, juguetes naturales o incluso tornillos para cirugía de huesos. Son algunas de las aplicaciones actuales de los denominados bioplásticos. Una nueva generación de plásticos ecológicos está peleando por hacerse un hueco en el mercado y evitar así los graves problemas medioambientales que los plásticos convencionales provocan en forma de toneladas de residuos y emisiones de gases de efecto invernadero.

Retos de futuro

La Asociación Europea de las Industrias de Biotecnología (EuropaBio) indica que la producción mediante procesos biotecnológicos de la industria química europea podría pasar del 5% actual a un 10% y un 20% en el año 2010. La consultora McKinsey estima también para ese año que los productos químicos realizados al menos parcialmente con biotecnología podrían alcanzar los 280 mil millones de dólares. Según Mario Demicheli, del Instituto para Estudios de Prospectiva Tecnológica (IPTS), perteneciente a la Comisión Europea, varios estudios han coincidido en la predicción de una tasa de crecimiento anual para los plásticos biodegradables de origen natural de aproximadamente el 30% para esta década, en Europa y en los EEUU. El cada vez más elevado precio del crudo y su futuro agotamiento, y la apuesta de las instituciones y los ciudadanos por los productos ecológicos son dos de las principales razones que hacen augurar un futuro prometedor a estos materiales.

Sin embargo, el crecimiento de los plásticos biodegradables depende de cuatro factores, como apunta Demicheli:

  • La respuesta de los consumidores a los costes, que hoy día son de 2 a 4 veces más altos que para los plásticos convencionales.
  • La futura legislación.
  • El logro de la biodegradabilidad total.
  • El desarrollo de una infraestructura para recoger, aceptar y procesar plásticos biodegradables con el fin de eliminar residuos.

Sobre el precio de estos materiales hay diversidad de opiniones, fundamentalmente porque es difícil comparar tecnologías ya establecidas de fabricación con tecnologías incipientes, como recuerda José María Lagaron, responsable de proyectos de Nuevos Materiales y Nanotecnología del Grupo de Envases del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC: «Ya hay materiales bioplásticos como el PLA que pueden competir en precio con plásticos convencionales. La progresión de aumento de la demanda y por tanto caída de precios y mayor disponibilidad continuará a lo largo de los próximos años. En cuanto a si energéticamente son más baratos de producir, hay cierta controversia. Como todas las nuevas tecnologías necesitan de estudios serios de viabilidad medioambiental y de un proceso de optimización tecnológica a todos los niveles». Por su parte, Harald Kaeb, presidente de IBAW, considera que el soporte a la industria es fundamental en este momento, particularmente para una entrada al mercado a gran escala. La IBAW estima que aproximadamente el 10% de las áreas de aplicación que los plásticos tienen hoy en día puede ser cubierta con los bioplásticos disponibles actualmente. Para que esto sucediera, sin embargo, sería necesario que hubiera cinco millones de toneladas de biopolímeros en Europa, y actualmente la capacidad de producción alcanza sólo las 300.000 toneladas.

¿Cómo serán los bioplásticos del futuro?

Según José Carlos Rodríguez-Cabello, serán materiales procedentes de fuentes renovables, biodegradables y generarán muchísimos menos problemas medioambientales que los plásticos actuales. Además, cuando se desarrolle todo el potencial de la biotecnología aplicado a la producción de bioplásticos, «estaremos en condiciones de obtener materiales mucho más sofisticados que los que podemos obtener con tecnología química y petróleo como materia prima. Estos materiales supondrían un nuevo avance que abriría enormes posibilidades en multitud de sectores, algunos de ellos de gran trascendencia social como la medicina regenerativa». En opinión de José María Lagaron, «el envase bioplástico cumplirá sus funciones de contener, conservar e incluso mejorar la calidad y seguridad del contenido el envase bioplástico cumplirá sus funciones de contener, conservar e incluso mejorar la calidad y seguridad del contenido y una persona lo podrá consumir si todavía se queda con hambre». María Auxiliadora Prieto opina que se podrá crear «todo lo que la química permita», aunque eso sí, habrá determinados productos que no se desarrollen, simplemente porque interesa que duren mucho tiempo, por lo que no resultará conveniente que tengan la propiedad biodegradable.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto