Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

China admite que recibe el 70% de la basura electrónica mundial

Estos residuos contienen más de 700 elementos, la mitad de ellos nocivos para la salud y el medio ambiente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 11 enero de 2007

Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se generan en todo el planeta entre 20 y 50 millones de toneladas anuales de basura electrónica. Estos residuos contienen más de 700 elementos como plomo, cadmio y litio, la mitad de ellos nocivos para la salud y el entorno ecológico, señaló la responsable china para estos asuntos, que se refirió al gigantesco vertedero de la localidad de Guiyu, en la provincia sureña de Cantón, un caso que la organización ecologista Greenpeace denuncia desde hace meses y del que ahora se hacen eco los organismos oficiales.

“En Guiyu se tratan los desechos electrónicas como en el siglo XIX. Ahora no se puede encontrar agua potable en 50 kilómetros a la redonda”, admitió Wu. Por su parte, el responsable de campaña de Greenpeace en China, Jeamie Choi, afirmó que el 80% de los habitantes de Guiyu trabajan en esa industria y presentan constantes problemas de salud. Los niños, los más perjudicados, presentan en un 80% de los casos algún nivel de contaminación con plomo, advirtió el miembro de la organización ecologista.

La mayor parte de los desechos que llegan a los basureros electrónicos chinos, de los que Guiyu es sólo un ejemplo, proceden de los países desarrollados, según denunciaron ambas fuentes. A pesar de ello, destacaron que China genera cada vez más debido al aumento del nivel de vida de sus habitantes. “El 80% de los desechos electrónicos del mundo se exportan a Asia y, de ese porcentaje, el 90% va a parar a China”, recordó Choi basándose en datos del PNUMA. No obstante, es muy difícil dar cifras específicas porque ese comercio es ilegal según el Convenio de Basilea de 1989, aseguró.

Estados Unidos, los países europeos o Japón tienen capacidad para tratar sus desechos, pero debido a su legislación y al alto coste que implica “prefieren enviarlos al tercer mundo”, señaló Wu. Además los “importadores” chinos no sólo no pagan sino que reciben dinero por esos materiales, que suelen pasar al mercado de segunda mano sin haber recibido el tratamiento para despojarlos de su toxicidad, explicó la experta.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones