Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Científicos australianos concluyen que la mosca de la fruta sirve de medidor del cambio climático

Las poblaciones sureñas de este insecto han experimentado un cambio de cuatro grados en la latitud

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 2 mayo de 2005
Científicos del Centro de Investigación de Estrés Ambiental y Adaptación de la Universidad de Monash, en Australia, han llegado a la conclusión de que la mosca de la fruta ("Drosophila melanogaster") sirve de biomarcador del cambio climático.

Muchos organismos tienen variaciones genéticas en algunos alelos, que cambian a través de su extensión geográfica. El profesor Paul Umina y sus colegas estudiaron un alelo de la mosca de la fruta que varía de norte a sur a lo largo de toda la costa este de Australia. Los investigadores encontraron que, al contrario que hace 20 años, las poblaciones sureñas de esta mosca tienen ahora la constitución genética de muchas poblaciones del norte, lo que equivale a un cambio de cuatro grados en la latitud.

Esta tendencia se corresponde con el cambio climático en esta región, donde los últimos años han sido más secos y cálidos. Esto demuestra que el clima es capaz de influenciar la composición genética incluso en especies que están en todas partes y adaptadas a diferentes condiciones climáticas.

Estos resultados revelan el valor del monitoreo genético en la detección de los cambios medioambientales, dicen los autores del estudio. En este caso, la mosca de la fruta ha servido de biomarcador del cambio climático.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones