Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Cómo ahorrar energía en casa: consejos que benefician al medio ambiente y al bolsillo

La aplicación de diversos consejos puede suponer importantes reducciones en el consumo energético, con el consiguiente beneficio para el entorno y la economía familiar

img_cerrar ventana Imagen: Peter Burgess

Una de las peticiones más populares en los focos de consumidores de CONSUMER EROSKI ha sido la referente al ahorro de energía para combatir el cambio climático. La preocupación no es para menos: el consumo energético en España duplica al registrado en 1975, a pesar de que la dependencia del exterior es casi total, entre un 80 y 90%. Y debido principalmente a este incremento, es uno de los países que más se ha alejado de sus compromisos del Protocolo de Kyoto, al superar la cantidad asumida de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 25%. En este sentido, los consumidores son una parte importante no sólo del problema (cada hogar produce anualmente hasta cinco toneladas de CO2) sino también de la solución. Poniendo en práctica unos cuantos consejos se pueden lograr importantes reducciones en el consumo de energía, lo que beneficia al medio ambiente y, de paso, a la economía doméstica.

Cómo ahorrar en climatización y basura

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la calefacción y el agua caliente sanitaria (ACS) suponen un 67% del consumo energético de los hogares españoles. En concreto, calentar la vivienda requiere de media casi la mitad del gasto energético, si bien depende del clima de cada zona, ya que un 14% de las viviendas españolas no tiene calefacción.

La forma más (eco)lógica de ahorrar energía es reduciendo su consumo. En este caso, no se debe abusar de la calefacción: una vivienda a 20º ofrece el suficiente confort, y los dormitorios pueden estar incluso a entre tres y cinco grados menos. Por cada grado que se baja el termostato se ahorra entre el 1 y el 3% de la factura eléctrica. Tampoco es necesario tener la calefacción todo el día encendida, y mucho menos de noche: con unas pocas horas, y tras haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas, es suficiente.

/imgs/2008/07/lampara-halogena01.jpgAsimismo, no es recomendable cubrir los radiadores ni colocar ningún objeto a su lado, ya que dificulta la difusión del aire caliente. Por otra parte, un mantenimiento adecuado de la caldera individual puede ahorrar hasta un 15% de energía.

La tecnología, y en concreto el uso de sistemas de energía renovable, también puede ayudar a reducir el consumo de calefacción, agua caliente y climatización en general. La válvulas termostáticas en radiadores y los termostatos programables se amortizan rápido al lograr ahorros de entre un 8 y un 13%. Las bombas de calor aportan climatización integral: aire acondicionado en verano y calor en invierno y los conocidos como “inverters” pueden ahorrar entre un 30 y un 40% respecto a los equipos convencionales más baratos. La tecnología solar puede proporcionar agua caliente ahorrando hasta un 40% de energía de gas o electricidad para tal fin.

La calefacción y el agua caliente sanitaria suponen un 67% del consumo energético de los hogares españolesEn cuanto al aire acondicionado, su uso racional puede suponer también importantes ahorros y reducir su impacto ambiental. Para ello, conviene no usarlo en las horas de más calor, sino a primera hora de la mañana, cerrar las ventanas o cortinas para evitar pérdidas y no dejarlo encendido en el modo “sleep” o “stand by” porque, al igual que otros electrodomésticos, hacerlo conlleva un coste energético considerable.

Y no sólo desde el hogar se pueden asumir criterios ecológicos de ahorro, sino también en las oficinas. Un ejemplo del ahorro que puede significar el uso responsable del aire acondicionado lo está dando el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En esta institución se ha asumido una campaña, de manera que la temperatura interior de sus dependencias no sea inferior a 24 grados. Los responsables del IDAE calculan que por cada grado que suban en este Ministerio ahorrarán unos 6.000 euros mensuales.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones