Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Compra pública «verde»

A pesar de que la legislación exige el aumento de la compra ecológica y responsable por parte de las administraciones, diversos estudios revelan que en España todavía hay un largo camino por recorrer

Los consumidores no son los únicos que deben concienciarse a la hora de comprar de forma ecológica. De hecho, la Administración Pública, cuyo gasto equivale al 18% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea, tiene también una gran responsabilidad. En este sentido, diversas experiencias en todo el mundo demuestran que la contratación con criterios ecológicos permite el ahorro de miles de euros y una reducción importante del impacto medioambiental. Sin embargo, a pesar de que la legislación exige el aumento de la «compra pública verde», diversos estudios y expertos señalan que en España todavía hay un largo camino por recorrer.

Ejemplos mundiales

La Administración española no es la única de la UE que suspende en sus deberes de compra pública verde. Según un estudio elaborado por la Comisión Europea entre 2005 y 2006, el porcentaje real de implantación de este sistema se reduce al 37%. Los países con una Administración Pública más ecológica fueron Austria, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Suecia, Países Bajos y Reino Unido. En este sentido, en España se podrían seguir diversos ejemplos de administraciones europeas que han llevado a cabo exitosas medidas de contratación pública responsable.

Imagen: Thomas Duesing

En Viena, al igual que otras ciudades europeas, como Lyon o Bonn, se cuenta con un catálogo, basado principalmente en ecoetiquetas, para la contratación de una gran cantidad de productos. Por su parte, el Ayuntamiento vienés ahorra 110.000 euros anuales al haber sustituido sus bombillas convencionales por otras de bajo consumo, y 1,5 millones de euros al instalar sistemas de ahorro de agua. Asimismo, los vieneses también disfrutan de diversos alimentos ecológicos en hospitales, residencias de ancianos, colegios y guarderías, con el objetivo de aumentar progresivamente su porcentaje.

Pero los ejemplos no se reducen a la capital. La Administración de la ciudad de Wiener Neustadt emprendió en 1996 una iniciativa para volver más ecológica la utilización de productos de limpieza. Sus responsables redujeron su uso entre un 20% y un 30%, y se ahorró más del 30% del presupuesto destinado a este concepto. Y en la provincia de Voralberg, 96 municipios pequeños se unieron en 2001 para asumir un sistema de compra compartida que les ha permitido ahorrar 6.400 euros en materiales de oficina y 410.000 euros en equipos informáticos.

El porcentaje real de implantación de este sistema en la UE se reduce al 37%En Estados Unidos, el Gobierno Federal, el mayor comprador de ordenadores del mundo, decidió a partir de 1993 adquirir únicamente aparatos con los requisitos «Energy Star», una acción que se considera vital para que los fabricantes generalizaran esta norma de eficiencia energética. Se estima que desde dicho año, el Gobierno ha ahorrado 200.000 millones de kilovatios/hora (kw/h), el equivalente a 22 millones de toneladas de CO2.

En el apartado del transporte, también se pueden encontrar iniciativas muy interesantes. El proyecto ZEUS ha reunido a ocho municipios europeos para la contratación conjunta y puesta en funcionamiento de vehículos de baja o nula contaminación. Por ejemplo, en Oslo la contratación conjunta de este tipo de vehículos ha permitido un ahorro de entre el 10% y el 50%.

El apartado energético también ofrece casos dignos de estudio. La Universidad inglesa de Sheffield Hallam decidía en 2002 cubrir el 5% de su electricidad con energía verde; en el sureste de Brabante (Países Bajos), la iluminación de casi todos los edificios públicos y la urbana provienen de energías limpias; en 2001, 21 municipios de la región de Einhoven cubren el 75% de su consumo eléctrico con un proveedor verde; etc.

Asimismo, las obras públicas podrían ser más respetuosas con el medio ambiente si se siguieran ejemplos como los de París. En la capital francesa, las empresas licitadoras están obligadas a seguir un código de conducta ecológico, En caso de incumplirlo, el contrato puede darse por finalizado y quedar excluidas para futuras convocatorias.

Cómo aumentar la compra pública verde

Los expertos subrayan que para que la compra pública verde se implante con éxito es necesaria la concienciación y formación de todas las partes involucradas, así como un apoyo presupuestario mayor. Por su parte, los ciudadanos también deben exigir a sus administraciones que asuman criterios medioambientales y sociales.

Asimismo, las administraciones deberían desterrar los falsos tópicos sobre la contratación pública ecológica. Por ejemplo, no es cierto que se encuentre fuera de la ley europea al contradecir supuestamente el principio de no discriminación, sino que la nueva normativa precisamente impulsa su establecimiento. Y tampoco es cierto que sea más caro, porque o bien cada vez los productos y servicios «verdes» son más competitivos, o porque a la larga el gasto se amortiza y ofrece ahorros y efectos beneficiosos.

Ecologistas en Acción añade que haría falta utilizar más ecoetiquetas y certificados ambientales, así como una fiscalidad y unas leyes más ecológicas que permitiesen generalizar los productos ecológicos y encarecer o prohibir los dañinos.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto