Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Detectan la presencia de un lince en la Comunidad de Madrid

Unos análisis de ADN han confirmado que esta especie también está fuera de Andalucía

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 28 marzo de 2006
Las heces encontradas en octubre de 2005 en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) localizada en las inmediaciones de los ríos Cofio y Alberche, en la Comunidad de Madrid, corresponden a un lince ibérico, según los análisis de ADN realizados en el laboratorio de Ignacio Doadrio, en el Museo de Ciencias Naturales.

Los resultados de los análisis "no dejan lugar a dudas" de que esta especie amenazada también está fuera de Andalucía, afirma el profesor de Ecología de la Universidad Rey Juan Carlos, Emilio Virgós.

Un equipo de investigadores encargado del seguimiento de la población de conejo de monte en la zona recogió cinco muestras fecales diferentes encontradas en el área central de la ZEPA, sospechando que podrían ser restos de lince ibérico.

El programa de conservación debe ir acompañado de un esfuerzo paralelo por conservar su hábitat para futuras sueltas

Las cinco muestras fueron enviadas al mencionado laboratorio, que ha concluido que una de ellas pertenece a un ejemplar de lince. Este hallazgo confirma las hipótesis de algunos exploradores y vecinos que habían notificado la presencia de linces en zonas aisladas de los Montes de Toledo y del Sistema Central.

Virgós y su equipo no descartan que haya más individuos porque sería "extraño" que el ejemplar viviera solo en la ZEPA. A la espera de que aparezcan más linces, estos expertos esperan que el hallazgo sea el "catalizador" de la elaboración de un plan de recuperación de esta especie en la Comunidad de Madrid, donde se consideraba extinguida.

Cachorros de un año

La población de lince ibérico está de enhorabuena. Precisamente hoy, los dos primeros ejemplares de lince ibérico que nacieron en cautividad el pasado año cumplen su primer año de vida, efeméride que ha coincidido con el nacimiento el pasado viernes en el Centro de Cría en Cautividad de El Acebuche de otros dos cachorros de la misma madre, Saliega.

El macho y las dos hembras (Brezo, Brecina y Brisa) que nacieron hace un año constituyen un hito científico, ya que nunca antes se había reproducido la especie en cautividad y un éxito del trabajo que desarrolla el equipo de investigadores que dirige Astrid Vargas en el centro de El Acebuche.

Tras una pelea con su hermano, habitual entre los felinos, según los expertos, fallecía Brezina el pasado 11 de mayo de 2005. No obstante, el programa de cría en cautividad continúa desarrollándose conforme a los plazos y actuaciones previstas, según apuntó la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía en un comunicado.

El Programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico debe ir acompañado de un esfuerzo paralelo por conservar su hábitat potencial para futuras sueltas. Por tanto, otro de los objetivos del programa consiste en proteger y restaurar hábitats en posibles áreas de distribución, como Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal.

Reproducción

Así, los resultados de la reproducción de lince ibérico en libertad en la temporada 2005 indican un número mínimo de 38 (34-41) hembras territoriales, distribuidos 15 en Doñana y 26 en Sierra Morena (Cardeña y Andujar), lo que supone un incremento neto en al menos 3 nuevos territorios ocupados. Este número de territorios regentados por hembras es el mayor detectado desde 2001, año en el que se inicia la prospección sistemática de la especie en Andalucía.

El número mínimo de cachorros confirmados (con mas de seis meses de edad) es de 38, distribuidos diez en Doñana y 28 en Sierra Morena. Respecto a otros años puede indicarse que es algo menor que el pasado año pero mejor que el período 2001-2003, probablemente debido a que un gran número de hembras continúan acompañadas por juveniles de la camada del año anterior y por la no muy buena temporada de cría de conejo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones