Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Dos embalses de Tarragona se vaciarán parcialmente para intentar acabar con una plaga de mejillón cebra

Nunca se ha realizado en España una acción de tal envergadura para erradicar una especie invasora

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 agosto de 2003
Las esclusas de los embalses de Riba-roja y Flix, en la provincia de Tarragona, se abrirán y dejarán correr hacia el mar millones de litros de agua durante la primera semana de septiembre, con el objetivo de que el calor y la falta de agua dulce acaben con la población de millones de ejemplares de mejillón cebra (Dreissena polymorpha) que han colonizado el tramo final del río Ebro y que están provocando cuantiosos daños.

Los expertos que durante los últimos meses han estado estudiando la proliferación de este bivalvo consideran que se trata del método más efectivo para su erradicación. Los autores del plan creen que la desecación parcial de los embalses y la exposición de los mejillones al sol servirá para acabar con ellos. Es la primera vez que se acomete una acción de esta envergadura para tratar de erradicar una especie invasora en España.

Se estima que el nivel de agua del embalse de Riba-roja bajará entre 4 y 6 metros durante el mes de septiembre y, en octubre, el descenso de la cota del agua podría llegar a los 12 metros. Riba-roja tiene 210.000 millones de litros de capacidad, ocupa una extensión de 2.152 hectáreas (comparable a otros tantos campos de fútbol) y una profundidad máxima de 34 metros.

El desembalse, apuntan desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), persigue hacer un inventario de los daños, valorar el grado de extensión de la plaga y estudiar posibles soluciones. "Estamos ante una situación excepcional. Se trata de una invasión biológica de una gravedad extrema", apunta el biólogo mallorquín Cristian Ruiz Altaba, experto en Malacología, la ciencia que estudia los moluscos. "En el Ebro han encontrado unas condiciones excelentes para desarrollarse: aguas quietas y altas temperaturas. Los ejemplares alcanzan un tamaño excepcional. Los hay de hasta 4 centímetros de longitud", alerta Altaba.

"Desastre ecológico"

Por su parte, una quincena de municipios de Tarragona y Aragón afectados por el vaciado parcial de los embalses se opone a una medida que califican de "desastre ecológico". El Consorcio para la Protección Integral del Delta del Ebro ha respondido señalando que el desagüe de los vasos no será completo y que el verdadero desastre ecológico lo están produciendo ya los mejillones.

De hecho, la central nuclear de Ascó, próxima a la zona, se ve obligada desde hace meses a aumentar la temperatura del agua de sus circuitos de refrigeración para evitar que los bivalvos colonicen y obturen sus instalaciones.

Las altas concentraciones de mejillones cebra son capaces de taponar las captaciones y conducciones de agua, de cegar canales de riego, desagües, conducciones hidroeléctricas, azudes y acequias.

Asimismo, los mejillones han empobrecido la vida del río al eliminar grandes cantidades de fitoplancton que les sirve como alimento y son una competencia directa para los moluscos autóctonos, como las náyades o la rarísima Margaritifera auricularia, que aparece en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. "Los mejillones han cambiado radicalmente el ecosistema de los pantanos y del Ebro", asegura el biólogo mallorquín.

Su pequeño tamaño les permite superar filtros y redes de control. Y sus restos, en forma de millones de conchas, pueden modificar el cauce de los ríos y causar considerables problemas a las estructuras hidráulicas. "Además, no tiene predadores naturales", insiste Pere Josep Jiménez, director de la Reserva Natural de Sebes.

Peligro real

La importancia de esta amenaza ha encendido ya las alarmas en Tarragona. Y, aunque la plaga parece afectar sólo al curso bajo del Ebro, el peligro es real aguas arriba. Los ríos del País Vasco, Navarra o Cantabria podrían verse afectados por la invasión. De hecho, la Diputación de Álava ya ha tomado medidas para evitar que el mejillón y sus larvas (que llegaron adheridos a los cascos de embarcaciones de pescadores deportivos alemanes) desembarquen en los embalses alaveses. "Si no se toman medidas, es sólo cuestión de tiempo que colonice el cauce río arriba. Y no hay manera de combatirlo sin acabar con la vida de los ríos", advierte Jiménez.

El mejillón cebra es una especie invasora habitual en el oriente del Mediterráneo y en los mares Negro, Caspio y Aral, desde donde se ha ido extendiendo por toda Europa. De hecho, este bivalvo está causando ya graves problemas económicos en Francia, Italia y Reino Unido. También en Estados Unidos, a donde llegó entre el lastre líquido que cargaban en sus viajes de regreso los mercantes que acarreaban trigo americano a la desaparecida Unión Soviética.

Etiquetas:

cebra mejillón plaga

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones