Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El almacenamiento de CO2, una alternativa viable para reducir el impacto del cambio climático

Antes del año 2020 se podrían alcanzar las 4,9 gigatoneladas de CO2 almacenadas al año

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 mayo de 2007

Los expertos apuestas por construir una central térmica que separe a gran escala el CO2 y otros gases de combustión. Se trata de capturar el CO2 de la chimenea de la central, por la que sale un 10%-15% de CO2 en volumen y separarlo de los otros gases de combustión. El objetivo es llevarlo a su forma pura y líquida para que pueda ser inyectado y almacenado.

Formaciones geológicas suficientes

Juan Carlos Abanades, investigador del Instituto del Carbón del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), afirma que existen formaciones geológicas suficientes para almacenar todo el CO2 que se emite. Según sus cálculos, el potencial de almacenamiento geológico alcanzará entre 2,6 y 4,9 gigatoneladas anuales de CO2 antes de 2020, y entre 4,7 y 37,5 antes de 2050.Y es que además de los yacimientos ya agotados de petróleo y gas, existen formaciones salinas profundas, con una capacidad de almacenamiento muy grande.

Este científico titular del CSIC reconoce que la captura de dióxido de carbono "es la etapa más costosa", puesto que muchas veces requiere mayor gasto de energía. Por ejemplo, para el sector eléctrico aumentaría el coste de generación en 2 céntimos de euro el Kw/h, y la captura está entre 30 y 50 euros por tonelada de CO2.

La captura de dióxido de carbono es la etapa más costosa, ya que a veces requiere un gran gasto de energía

A pesar de los costes elevados, que "nunca superan a los beneficios", dice Abanades, el debate sobre esta tecnología se ha centrado en el almacenamiento. Estos costes llevaron a una plataforma petrolífera noruega a separar el CO2 e inyectarlo en el subsuelo oceánico a 1.000 metros de profundidad, puesto que un impuesto de ese país introducido en el año 96 les obligaba a pagar 50 euros por tonelada de CO2 emitida. Por tanto, les sale más barato almacenarlo.

Pero no parece viable es inyectar el CO2 directamente en los fondos oceánicos, pues aunque quedaría aislado de la atmósfera durante siglos, se convertiría en parte del ciclo del carbono y sus efectos sobre el ecosistema marino serían desastrosos.

Explotaciones mineras

La empresa Hunosa tiene en marcha un ambicioso proyecto para estudiar la capacidad de sus explotaciones mineras como almacenes de dióxido de carbono. En principio, Pumarabule y Montsacro serían los pozos asturianos que reunirían las mejores condiciones para albergar estos usos.

La primera es una explotación que está parada, mientras que Montsacro tiene una zona de explotación aislada y sin actividad, con toda la infraestructura hecha y con las galerías en buen estado de conservación. En principio, el método que se utilizaría para la inyección de CO2 sería el de absorción del gas, un mecanismo usado de forma predominante para carbonos. De acuerdo a las numerosas pruebas que se han llevado a cabo en el laboratorio, este sistema supone un gasto de 17 euros por cada tonelada de CO2 evitada, frente a los 30 o 50 euros de la utilización de otras tecnologías.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto