Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El buque español hundido en Turquía fue retenido en el Reino Unido, Noruega e Italia por distintas deficiencias

Se descubrió un agujero en su casco y fallos en las escotillas, en la línea de carga y en los sistemas de seguridad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 9 septiembre de 2004
El mercante "MV Ulla", hundido el lunes en aguas turcas con residuos tóxicos procedentes de centrales térmicas españolas, fue retenido en tres ocasiones en 1998 por las autoridades portuarias del Reino Unido, Noruega e Italia tras encontrarse distintas deficiencias, entre ellas, una rotura en su casco.

La primera inmovilización tuvo lugar en marzo de 1998 en Larvik (Noruega). Las autoridades del país retuvieron al "Ulla" doce días hasta que se reparó un agujero en su casco. En las otras inspecciones se descubrieron irregularidades en los certificados de la tripulación, además de fallos en los sistemas de seguridad y telecomunicaciones. En Oslo se vio que las escotillas laterales del barco no cerraban y se detectaron fallos en la línea de carga. En octubre de 1998, fue inspeccionado en Liverpool (Reino Unido) sin que se anotaran deficiencias.

El 7 de julio de 1999, cinco meses antes de que cargara 3.448 toneladas de cenizas tóxicas en el puerto asturiano de Avilés, el "MV Ulla" fue inspeccionado en el puerto ruso de Tangarog sin que se encontraran tampoco anomalías. El buque fue construido en Bulgaria en 1969. Su armador actual es Danfos Maritime Trading y su propietario, según Greenpeace Turquía, Mavi Deniz Tasimacilik.

El Ministerio de Medio Ambiente de España confirmó ayer que en mayo de 2000 recibió una denuncia de Turquía tras recalar el "MV Ulla" en el puerto de Iskenderum cargado con 2.200 toneladas de cenizas tóxicas, consideradas en aquel país como "un residuo peligroso". Parte de la carga sin compactar por el agua de mar (unas 1.248 toneladas) podría haber sido descargada.

El buque, aliviado de su contenido inicial, llegó a Turquía tras ser rechazado en Argelia. Las investigaciones de Medio Ambiente pusieron de manifiesto que se había manipulado el conocimiento de embarque y el manifiesto de carga "para hacer ver que el cargamento había sido directamente enviado desde España por orden de la compañía Lafarge Asland S.A. con destino a una empresa turca".

Permiso necesario

Las llamadas cenizas volantes de central térmica de carbón están consideradas como "residuos no peligrosos" en la UE, aunque quien desee exportarlas debe obtener una autorización. Lafarge Asland realizó en esa época 18 traslados sin permiso y fue multada por ello con 30.050 euros, además de con otros 18.030 por "abandono de residuos". Al tiempo, Medio Ambiente declaró que Lafarge Asland estaba obligada a transportar "los residuos abandonados" en Turquía para ser tratados en España.

En diciembre de 2002, la empresa confirmó a Medio Ambiente su intención de solucionar el problema, pero puso como condición que "el causante del conflicto (el capitán o la empresa propietaria) no obtuviera ningún beneficio de la operación y permitiera que los residuos fueran descargados de sus bodegas a otro buque". El barco permanecía embargado por Turquía.

A lo largo de los dos años siguientes continuaron los contactos entre España y Turquía para solucionar el asunto. El embargo sobre el buque se levantó este verano. En las últimas semanas, Lafarge Asland y las autoridades turcas y españolas habían llegado a un acuerdo para acelerar el trasvase de las cenizas. Pero el día 6, el barco, anclado, se acostó sobre su banda de estribor y se fue a pique.

El Gobierno español se ha puesto a disposición del turco para colaborar en las tareas que demande el rescate del "MV Ulla".

Etiquetas:

barco hundido turquía

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones