Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas pone en marcha un programa para reducir las muertes por electrocución del águila imperial en Doñana

El método enseña a las crías a evitar los postes eléctricos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 22 agosto de 2005
La preocupación por conservar la escasa población de águila imperial en Doñana ha llevado a un equipo de científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a poner en marcha dos iniciativas para preservar la especie. Por un lado, un programa para reducir las muertes por electrocución mediante un "pastor eléctrico" que enseña a las crías a evitar los postes y, por otro, un proyecto para aumentar el número de hembras.

Respecto al programa para evitar la electrocución, el método consiste en situar en zonas cercanas a los nidos una serie de postes dotados con un "pastor eléctrico" que cuando se posa la cría le provoca una descarga inofensiva pero desagradable. Hay que tener en cuenta que los postes eléctricos llegaron a constituir la primera causa de mortalidad del águila imperial, al ser responsables del 60% de las muertes de jóvenes durante su primer año de vida.

En cuanto al proyecto para aumentar el número de hembras tiene su origen en que los científicos de Doñana han comprobado que siete de cada diez ejemplares de águila imperial que han abandonado el nido son machos. Esta desproporción ha obligado a poner en marcha este proyecto de corrección del ratio de sexos para evitar la extinción de su población local.

Los expertos del CSIC liberarán durante los próximos dos o tres años unas 15 hembras. Se empleará la técnica de "Hacking" o cría en semilibertad, que consiste en retirar a las hembras jóvenes de sus nidos naturales cuando estos se encuentran en zonas donde los polluelos corren un alto riesgo de mortalidad. Una vez instalados los polluelos en una torreta ubicada en un lugar seguro comienza el periodo de dependencia, durante el que son alimentados por los investigadores hasta que se decide su dispersión juvenil.

Una técnica que encuentra su justificación en la impronta animal gracias a la cual las águilas se identifican como tales a través de la observación de sus congéneres. Pero a esta primera impronta se une otra: la de su lugar de nacimiento y que será la que les haga volver a esa zona a reproducirse. Así, dentro de algunos años volverán a la zona y acabarán reproduciéndose dentro de los límites de la que se considera la mayor reserva ecológica de Europa.

Veneno y falta de conejos

La mortalidad de águilas imperiales en Doñana se ha doblado en los últimos años pasando de un 6% a un 12%. Un descenso de la población que se atribuye a la aparición de veneno y que parece estar asociada a la disminución de los conejos por neumonía vírica.

Descubierta en 1860 por el naturalista alemán Brehm, su nombre científico, Aquila adalberti, hace honor al príncipe Adalberto de Baviera con cuyo apoyo se financiaron las primeras investigaciones sobre la nueva especie. Por aquel entonces, nada hacía adivinar que esta rapaz acabaría convirtiéndose, junto con el lince, en la especie más emblemática de la naturaleza ibérica y en una de las aves más amenazadas del planeta.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones