El CSIC participa en el desarrollo de un método para fabricar pilas de combustible con menos platino

Esta técnica permitiría desarrollar este tipo de pilas con un menor coste y las haría más competitivas
Por mediatrader 19 de agosto de 2010

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) forma parte de un equipo internacional de investigadores que ha logrado multiplicar por 10 la velocidad a la que transcurre la reducción de oxígeno sobre platino, una reacción electroquímica de la que depende la potencia eléctrica proporcionada por las pilas de combustible. El CSIC destaca que este nuevo sistema «podría permitir fabricar cátodos para estas pilas con una cantidad mucho menor de platino, lo que las haría económicamente más competitivas».

Según explica el organismo público de investigación, las pilas de combustible convierten la energía química contenida en hidrógeno en energía eléctrica, lo que genera agua como único producto. Su mayor o menor potencia depende del producto del voltaje de la pila por la corriente eléctrica que fluye cuando se cierra el circuito. Esta corriente es equivalente a la velocidad de dos reacciones electroquímicas: la oxidación del hidrógeno y la reducción del oxígeno.

Una de las principales limitaciones para el desarrollo de este tipo de tecnología es la baja velocidad a la que ocurre la reducción de oxígeno, lo que implica una menor potencia para un mismo voltaje. Además, la necesidad de utilizar grandes cantidades de platino para conseguir la potencia deseada «encarece demasiado las pilas de combustible», señaló uno de los autores del trabajo publicado en el último número de la revista «Nature Chemistry», el investigador del CSIC Ángel Cuesta.

El grupo dirigido por Cuesta en el Instituto de Química y Física Rocasolano, en colaboración con científicos del Argonne National Laboratory, en Illinois (Estados Unidos), ha centrado su atención en manipular los átomos presentes en la superficie del platino, un metal empleado como catalizador de la pila por ser el más activo en acelerar la reacción química necesaria para generar electricidad. «Hemos intentado mantener las propiedades químicas de los átomos superficiales del platino y hemos modificado el tamaño y la estructura geométrica de los grupos de átomos de platino expuestos al medio interno de la pila o electrolito», explicó Cuesta.