Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El hambre y el frío agravan la situación de los desplazados por el terremoto en Pakistán

"Se ha perdido una generación en las zonas más dañadas y entre los más afectados se encuentran los niños", aseguró el portavoz de las Fuerzas Armadas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 12 octubre de 2005
El hambre y el frío son ahora las dos grandes amenazas que acechan a los paquistaníes damnificados por el devastador seísmo que sacudió el sábado el norte del país y se cobró la vida de decenas miles de personas, gran parte de ellas niños.

El Gobierno estudia qué hacer con los desplazados que vagan por las carreteras y caminos, aún bloqueados por los corrimientos de tierras y las lluvias. Fuentes humanitarias anunciaron ayer que se ha podido despejar la denominada "ruta larga" hacía la urbe, por la que ya han comenzado a transitar los camiones. Pero la recepción que tengan es asimismo un enigma, ya que a la capital llegan noticias de que los habitantes están enfurecidos por la tardanza.

"Se ha perdido una generación en las zonas más dañadas y entre los más afectados se encuentran los niños", aseguró el portavoz de las Fuerzas Armadas, el general Shaukat Sultán. Se calcula que han muerto 11.000 de sus 90.000 habitantes. Por ello, el Ejército paquistaní asegura que no existe una sola familia que no haya sufrido una pérdida humana ni una casa que no haya tenido daños en Muzzaffarabad, capital de la zona de Cachemira administrada por Islamabad.

Muchas de las víctimas eran niños que estaban en la escuela a la hora en que se produjo el terremoto, y, según el portavoz de las Fuerzas Armadas, "nadie ha reclamado sus cuerpos, lo que muestra que sus padres también están muertos".

A esta tragedia humana se ha añadido también el problema de los saqueos. Gran parte de la población vive a la intemperie desde el sábado y se han visto obligados a robar en casas y camiones para combatir el frió. Además existen áreas en las que sus habitantes no disponen de electricidad ni agua. Este último aspecto es uno de los que más preocupa a la organización no gubernamental Oxfam ya que "a menos que haya agua limpia, hay todavía riesgo de que aumente el número de muertos", asegura.

La cifra oficial de víctimas por el terremoto se sitúa a esta hora en las 20.000 personas. Sin embargo, representantes del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) aseguran que el balance de muertos podría ascender a las 40.000 personas. Según un estudio que han realizado desde la organización, uno de cada cuatro fallecidos en la región de Cachemira son niños.

El invierno está próximo en Pakistán y las ONG temen que Islamabad no pueda albergar a los miles de refugiados que se han visto obligados a abandonar sus hogares. Desde el Ejecutivo paquistaní, recomiendan que estas personas que se han quedado sin casa que permanezcan en sus provincias de origen. Asimismo, han anunciado el establecimiento de tiendas, alimentos y medicinas que permitan abastecerles.

Los bomberos continúan rescatando personas que quedaron atrapadas en el interior de las torres Marghalla. "Creemos que podría haber una persona viva. Por eso procedemos con tanto tacto y pedimos a la gente que no haga ruido, pero no lo podemos confirmar", afirmaba el capitán de aviación Abdul Abdul Rahman, portavoz de los servicios de socorro.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones