Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Ministerio de Medio Ambiente pone en marcha en Almería la mayor planta desalinizadora de Europa

El Gobierno defiende la potabilización de agua de mar como estrategia hídrica

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 julio de 2005
La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, acompañada por la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Fuensanta Coves, inauguró ayer en Almería la planta desalinizadora de Carboneras, la infraestructura de desalinización de agua de mar más grande de toda Europa.

La planta permitirá el riego de más de 7.000 hectáreas de cultivos en el Campo de Níjar y el abastecimiento de 200.000 personas. Podrá tratar un volumen de agua que llega hasta los 120.000 metros cúbicos diarios, y producirá 42 hectómetros cúbicos anuales.

A juicio de Narbona, España necesita utilizar la desalinización como estrategia hídrica. La ministra ha explicado que el Ministerio quiere impulsar y financiar aquellas actuaciones hidráulicas que garanticen más eficiencia y sostenibilidad, aprovechando las mejores tecnologías disponibles, y en este sentido ha renovado su compromiso ambiental.

Doce bastidores

En esta primera fase, la planta ha puesto en funcionamiento uno de los doce bastidores con los que cuenta y ofrece 10.000 metros cúbicos diarios de agua, que permiten completar el abastecimiento urbano de una parte del Levante almeriense. Está previsto que durante este verano se incrementen los caudales de agua de esta planta, coincidiendo con el inicio de la cosecha del Campo de Níjar.

También son varias las comunidades de regantes que van a utilizar el agua de la planta de Carboneras. De una parte, los agricultores del Campo de Níjar, donde se prevé un desarrollo de hasta 7.000 hectáreas de invernaderos; de otra, los agricultores del Valle del Almanzora, con 24.000 hectáreas por regar, para las cuales las aguas de Carboneras completarán los otros recursos de que disponen actualmente los regantes. En este caso, también es posible que se eleve el agua para garantizar el riego de las 2.000 hectáreas de olivar del Campo de Tabernas.

En la desalinizadora de Carboneras se han empleado los mayores adelantos técnicos existentes en esta materia. Uno de los avances de esta infraestructura es la capacidad de recuperación energética, para lo cual utiliza la presión del agua de rechazo en la generación de energía, obteniendo un importante ahorro en este sentido.

La planta desalinizadora emplea la técnica de ósmosis inversa, para lo que cuenta con un conjunto de 12.100 membranas, repartidas en 12 bastidores, que son las que eliminan la sal del mar. El agua tratada está desmineralizada y se le añaden los elementos necesarios para ofrecer la calidad deseada, dependiendo del uso al que se destine, por lo que se ofrecen distintas calidades si ésta se destina al regadío, al abastecimiento o a la industria.

Detalles ambientales

La infraestructura cuenta con sistemas de operación y mantenimiento que permiten tener automatizado todo el proceso de desalación. El sistema se opera desde un centro de control, desde el que se pueden conocer todas las incidencias y obtener la información necesaria para mantener y reponer los elementos cuando sea necesario.

El Ministerio ha indicado que en el desarrollo de la planta se han tenido en cuenta al máximo los detalles ambientales. Entre ellos el ahorro energético que se produce al reutilizar la presión del agua de rechazo para generar energía o la eficiencia ambiental que se obtiene al enviar el agua de rechazo al canal de refrigeración de la central térmica de Endesa que, al conseguir diluir el rechazo hasta niveles mínimos de sal, lo devuelve al mar prácticamente en los niveles iniciales de captación.

El presupuesto global de la planta y de las conducciones asciende a 254 millones de euros. De ellos, 122 millones corresponden a la planta desalinizadora, la impulsión cuenta con una inversión de 67 millones y la conexión entre la Venta del Pobre y Níjar, con 65 millones de euros.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones