Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Ministerio de Medio Ambiente presenta el probable trazado definitivo del Trasvase del Ebro

Tendrá 912 kilómetros de longitud, un 14% menos de lo previsto, para reducir el impacto medioambiental

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 8 marzo de 2002
img_trasvasep
El trasvase del Ebro ya tiene trazado. El Ministerio de Medio Ambiente presentó ayer el que será, con toda probabilidad, el diseño definitivo de la conducción de agua que recorrerá todo el arco mediterráneo, desde el tramo final del Ebro hasta el poniente almeriense. Con 912 kilómetros de longitud, el trazado sufre un recorte del 14% respecto de los planes iniciales y casi la mitad aprovecha infraestructuras ya existentes para reducir los impactos medioambientales de las obras.

Este aprovechamiento no repercutirá en el coste final del proyecto estrella del Plan Hidrológico Nacional (PHN), estimado en 4.207 millones de euros, unos 700.000 millones de pesetas. Representantes de casi todas las Comunidades afectadas por el trasvase -Cataluña, Murcia, Valencia y Andalucía- asistieron a la presentación del proyecto de trazado que, salvo modificaciones menores a lo largo de la ejecución del proyecto, "será el definitivo en más de un 90%", en palabras de Pascual Fernández, secretario de Estado de Aguas. Aragón, por cuyo territorio no discurrirá un sólo kilómetro del trasvase, pero es una de las principales cedentes de los 1.050 hectómetros cúbicos anuales que se repartirán por las cuencas internas de Cataluña, la del Júcar, Segura y el Sur, no estaba invitada a la presentación de gala en el Ministerio de Medio Ambiente.

Un Jaume Matas visiblemente satisfecho fue el encargado de desgranar las principales características de un trasvase cuyo trazado ha menguado desde que los técnicos del Ministerio empezaran a definirlo, antes de su aprobación en junio pasado. De los 1.073 kilómetros de longitud previstos pasa a tener 912. De ellos, 480 kilómetros (53%)serán de nueva construcción, entre canales, túneles, sifones o acueductos y tuberías, en función de la orografía del terreno.

La mitad restante aprovechará conducciones ya existentes o proyectadas de antemano, que habrá que recrecer para adaptarlas al mayor caudal que discurrirá cuando el trasvase sea una realidad, allá por el 2008. Es el caso del canal Xerta-Calig; del minitrasvase de Tarragona -que se prolongará hacia el norte para suministrar agua al área urbana de Barcelona- ;los canales de postrasvase Tajo-Segura y la proyectada "autovía" del Agua de Almería, entre otras.

Parte del recorrido se ha modificado -explicó el ministro- en busca de una doble ecuación: menor carga económica y menor coste medioambiental. A tenor de lo visto, el primer objetivo no se ha logrado. A pesar del recorte, las obras del trasvase costarán lo mismo, 700.000 millones de pesetas. Pascual Fernández justificaba la aparente paradoja por el hecho de que los 87 kilómetros de nuevos túneles proyectados ahora para salvar espacios protegidos "son más caros" que las construcciones en superficie diseñadas en principio.

Subvenciones

El Gobierno confía en cubrir hasta el 30% del coste total del proyecto con subvenciones comunitarias, convencido como esta de que las autoridades medioambientales de Bruselas no pondrán "peros" a un trazado "mucho más respetuoso" con el entorno natural de las zonas por las que discurre el trasvase que el diseño anterior.

En los meses que separan aquel trazado del actual, la UE ha definido el "mapa" de la Red Natura 2000, un conjunto de áreas medioambientalmente valiosas cuya preservación es obligada para los estados miembros. En este sentido, Matas subrayaba ayer el salto cualitativo dado, a su entender, entre uno y otro.

De las 18 zonas protegidas afectadas en un principio por el primitivo trasvase, "ahora se ha pasado a sólo 4" -explicó Matas- y las casi 530 hectáreas iniciales han quedado reducidas a 28 hectáreas repartidas entre el curso bajo del Júcar, el curso alto del Mijares y la rambla de Bolbaite, que se cruzarán por medio de sifones o acueductos. El caso de la Sierra de Ricote-La Navela, en Murcia, resulta más complejo y será necesario construir cuatro kilómetros de túnel para salvar su orografía con el menor impacto posible.

Etiquetas:

Ebro trasvase trazado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones