El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, en peligro por la sequía

Sólo 400 de sus 2.000 hectáreas están encharcadas de agua
Por mediatrader 17 de agosto de 2003

Las altas temperaturas de las últimas semanas han acelerado la pérdida de agua en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) de tal forma que, en la actualidad, sólo 400 de sus 2.000 hectáreas están encharcadas, cuando los expertos fijan en 1.200 el nivel mínimo para garantizar su supervivencia.

La situación es preocupante, máxime teniendo en cuenta que es verano, y lo será aún más si el otoño llega seco. Una preocupación compartida por el alcalde de Daimiel, José Manuel Díaz-Salazar, quien destaca que «el nivel mínimo aceptable que ha sido certificado por los conservacionistas del parque sería, en el peor de los supuestos, de 1.200 hectáreas. Por lo tanto, estamos muy por debajo de esta situación minimamente aceptable».

Ánades reales, malvasías, cigüeñuelas, fochas y garzas imperiales son algunas de las aves acuáticas que habitan este ecosistema único en su género, junto a otras especies como nutrias, tejones o comadrejas. Su futuro no está asegurado, ni siquiera por los últimos trasvases de agua desde el acueducto Tajo-Segura.