Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Plan de Infraestructuras y Transporte aumentará las emisiones de CO2, advierten los ecologistas

Las concesionarias de autopistas creen que habrá que subir los peajes para asegurar la ejecución de este proyecto

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 12 julio de 2005
Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife, WWF/Adena y Amigos de la Tierra se han mostrado en contra del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) del Gobierno, ya que, en su opinión, aumentará las emisiones de gases con efecto invernadero. Este proyecto, que fue presentado ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuenta con el ferrocarril como "transporte estrella" y un periodo de ejecución hasta el año 2020.

A juicio de las citadas organizaciones conservacionistas, este plan no permitirá cumplir con el Protocolo de Kioto y convertirá a España en el país europeo con más kilómetros de autovías y autopistas por habitante, por vehículo y en términos absolutos.

Además, los ecologistas advierten de que "la gran mayoría" de las nuevas autovías previstas en el Plan se construirán en itinerarios "que no llegan ni a los 5.000 vehículos por día, cuando los manuales señalan como razonable el desdoblamiento de una carretera a partir de los 10-15.000 vehículos diarios".

Las asociaciones recuerdan que la carretera es la responsable del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero relativas al transporte. "Es fácil ver hasta qué punto es contraproducente esta enorme construcción de autovías para limitar las emisiones de CO2", apuntan.

En cuanto al ferrocarril, creen que sería "mucho más rápido, rentable y menos problemático desde el punto de vista ambiental" acometer una mejora sustancial sobre la base de la red ferroviaria existente.

Durante la presentación ayer del PEIT, Rodríguez Zapatero insistió en que se trata "del mayor esfuerzo de dotación en infraestructuras que se ha hecho nunca en España". La inversión definitiva será de 248.892 millones de euros, 7.000 más que el proyecto inicial, y para su gestión se creará una sociedad pública.

Al ferrocarril se destinará casi el 50% de las inversiones, si se incluyen las actuaciones urbanas, y el proyecto definitivo prevé una inversión en la red de altas prestaciones -alta velocidad, tráfico mixto, doble vía electrificada y ancho internacional- de 83.450 millones de euros (33,5% del total).

Esto supondrá multiplicar por diez, de 1.000 a 10.000 kilómetros, la red de altas prestaciones, así como que el 90% de los ciudadanos esté a menos de 50 kilómetros de una estación de la citada red, según aseguró Zapatero. También se prevé una inversión de 3.560 millones en supresión o mejora de los pasos a nivel.

En cuanto a las carreteras, se pretende pasar de 9.000 a 15.000 kilómetros en la red estatal de autovías y autopistas, para que el 94% de la población esté a menos de 30 kilómetros de alguna de ellas.

Subir los impuestos

El presidente de la Asociación de Sociedades Españolas Concesionarias de Autopistas (ASETA), José Luis Feito, cree que para ejecutar el PEIT habrá que subir los impuestos o recurrir a la financiación privada.

En su opinión, ahora no planteará problemas, porque el Gobierno va a seguir recibiendo fondos comunitarios en los próximos cinco o seis años, pero después habrá que elegir entre subir los impuestos "intensamente" u optar por la financiación privada. "Me temo que la realidad presupuestaria de los próximos años hará recurrir al peaje", que considera el sistema más eficiente, pero sobre todo el más justo, para construir y mantener las infraestructuras viarias.

A su juicio, en España se ha hecho creer a los ciudadanos que se pueden construir autopistas gratis, lo que ha provocado que la Administración autonómica o local que necesita esta infraestructura espere a que "le sea concedida graciosamente".

Esa cultura ha provocado, a su entender, que se construyan autovías donde no se necesitan, "cuando hubiera sido más racional invertir los fondos en mejorar la red de carreteras secundarias", donde se registran las mayores tasas de mortalidad de Europa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones